México.- La titular de la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, negó que la 'ley garrote' aprobada por el Congreso del Estado de Tabasco criminalice las protestas sociales o busque evitar manifestaciones contra algún proyecto de gobierno.

Tras acompañar a Miguel Barbosa en su toma de protesta como mandatario de Puebla, la funcionaria federal aseguró que el ciudadano que no esté de acuerdo con la nueva ley puede inconformarse y presentar los recursos legales correspondientes.

El pasado 29 de agosto, el Congreso de Tabasco aprobó con 21 votos a favor, dos en contra y tres abstenciones, la reforma el Código Penal que establece sanciones a quienes impidan la ejecución de obras públicas o quienes realicen bloqueos de calles.

La reforma incluyó el denominado “Impedimento de ejecución de trabajos u obras” para castigar con una pena de prisión de entre seis y 13 años de cárcel, “al que careciendo de facultad legal, impida o trate de impedir por cualquier medio, la ejecución de trabajos u obras privadas”.

Al ser cuestionada de forma expresa sobre la reforma al Código Penal de Tabasco, Sánchez Cordero expresó: “No” y agregó: “quien no esté conforme con alguna disposición legal, puede recurrirla ante las instancias correspondientes”, expresó Sánchez Cordero.

Por otra parte, la funcionaria federal negó que se haya negociado con el Partido Acción Nacional (PAN) la reforma electoral aprobada en el Congreso local de Baja California para ampliar de dos a cinco años el mandato de Jaime Bonilla por el gobierno interino en Puebla a cargo de Guillermo Pacheco Pulido.

Rechazó que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, y la dirigente nacional de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Yeidckol Polevnsky Gurwitz, hayan buscado al presidente del Partido Acción Nacional (PAN), Marko Cortés, en el mes de enero para aprobar la llamada Ley Bonilla a cambio del gobierno interino de Puebla.

“No. No. Para nada (…) Cada quien se hace responsable de lo que dice”, explicó.

Por otra parte, la funcionaria federal explicó que se trabajará de manera conjunta con el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, para impulsar acciones para reforzar la seguridad y la gobernabilidad de la entidad.