México.- La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, expresó su respeto a la decisión del Congreso de Baja California de ampliar el mandato del gobernador electo de Baja California, Jaime Bonilla Valdez, de dos a cinco años, pero como ministra en retiro opinó que se trata de una reforma inconstitucional.

“Yo voy a respetar lo que hizo en Congreso (local), aunque en mi opinión como ministra en retiro sí te puedo decir, ya no como secretaria de Gobernación, que por supuesto, es una reforma inconstitucional, en mi opinión”, planteó.

La responsable de la política interna del país precisó que la dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Claudia Ruiz Massieu, le comunicó que este instituto estudia la posibilidad de interponer una acción de inconstitucionalidad contra la decisión adoptada por el Congreso local.

Ello, una vez que se cumpla con los plazos legales, pues “acuérdate que, si no se publica la reforma por parte del gobernador, hay un plazo para que la publique directamente el Congreso”

Sobre si considera viable la desaparición de poderes en esa entidad, externó: “creo que lo conveniente, lo políticamente correcto y lo jurídicamente correcto es la interposición de las acciones de inconstitucionalidad y de los medios de impugnación que se tienen al alcance, a través de las instituciones del Estado y de los poderes públicos.

“Creo que tenemos que avanzar para construir un Estado de derecho, empezando por lo que estoy haciendo, es decir: respetando a todas las instancias y los poderes públicos”.

Sánchez Cordero observó que la dependencia que encabeza respeta y respetará el Estado de derecho. “No estamos acostumbrados a respetar el Estado de derecho y yo lo estoy respetando a cabalidad, a diferencia de antes que estábamos acostumbrados a ser ‘intromisos’ en los Congresos, en los partidos, en todas las instancias y en todos los poderes.