México, AFP.-El socialista Pedro Sánchez espera este jueves que los independentistas catalanes de ERC le garanticen, salvo sorpresa de última hora, su indispensable apoyo para ser reconducido al poder y así dejar atrás un largo periodo de parálisis política en España.

El Consejo Nacional de Izquierda Republicana de Cataluña (ERC) se reúne a las 17H00 locales (16H00 GMT) en Barcelona y anunciará después si da luz verde a que Sánchez sea investido como presidente del gobierno por el Parlamento.

Los socialistas (PSOE) de Sánchez han mantenido desde hace semanas arduas negociaciones con ERC ante los recelos del partido, cuyo líder, Oriol Junqueras, se encuentra en prisión condenado a 13 años de cárcel por sedición y malversación por su papel en el intento fallido de secesión de Cataluña de octubre de 2017.

Vencedor de las elecciones legislativas del 10 de noviembre, Sánchez espera gobernar junto al partido de izquierda radical Podemos, con quien pactó lo que sería el primer gobierno de coalición en España desde el fin de la dictadura de Francisco Franco en 1975.

Pero el PSOE y Podemos detentan solo 155 de los 350 diputados, por lo que necesitan el apoyo de otras formaciones.

En un Parlamento muy fragmentado, la abstención de los 13 diputados de ERC es condición indispensable para que la Cámara Baja otorgue su confianza a Sánchez, quien ya cuenta con el apoyo de los nacionalistas vascos del PNV.

Los detalles del acuerdo entre los socialistas y ERC no han trascendido, pero la dirección del partido independentista afirma haber obtenido de Sánchez una mesa de negociación entre el gobierno central y el ejecutivo regional de Cataluña para encontrar una "solución democrática al conflicto" catalán.

Esta rica región de 7,5 millones de habitantes al noreste de España, cuyo gobierno es controlado por los independentistas, fue escenario en octubre de manifestaciones, a veces violentas, tras la condena por parte del Tribunal Supremo de Junqueras y de otros ocho independentistas a penas de prisión.

Investidura urgente

Como señal de la urgencia de formar un gobierno, la sesión plenaria de investidura comenzará el fin de semana de la Epifanía, una fiesta importante en el calendario español.

Tras los debates el sábado 4 y el domingo 5 de enero, Sánchez debería perder una primera votación ese último día, al no contar con una mayoría de 176 de los 350 diputados.

Pero 48 horas más tarde, el martes 7, se celebrará una segunda votación en la que solo necesitará más síes que noes, y es entonces cuando la abstención de ERC sería determinante para que el líder socialista tenga éxito.

La probable investidura de Sánchez pondrá fin a meses de parálisis en un país sumido en la inestabilidad política desde 2015.

Llegado al poder en junio de 2018 mediante una moción de censura que desbancó al conservador Mariano Rajoy, Sánchez debió convocar elecciones en abril de 2019 al no poder aprobar los presupuestos por la negativa de los independentistas catalanes.

Salió vencedor, pero sus desavenencias con Podemos para formar un gobierno de coalición terminaron provocando nuevos comicios en noviembre, los cuartos en cuatro años.

- "Sánchez ha vendido España" -

La oposición de derecha y de extrema derecha acusa a Sánchez de convertirse en rehén de los independentistas catalanes al aceptar una abstención de ERC.

"Sánchez ha vendido España a cambio de seguir en el poder. A Sánchez solo le importa él mismo. (...) Todo lo que quieren los independentistas, Sánchez lo está cediendo", acusó este jueves Teodoro García Egea, número dos del Partido Popular (derecha).

ERC también ha sido criticado por otros sectores del separatismo catalán, como sus socios en el gobierno regional, Juntos por Cataluña (JXCat), la formación del expresidente regional Carles Puigdemont, que votarán en contra de la investidura de Sánchez.

La presidenta de la influyente asociación separatista ANC, Elisenda Paluzie, advirtió de "los riesgos" del acuerdo de ERC con los socialistas para "el proceso de autodeterminación de Cataluña". "El mensaje que vamos a dar internacionalmente es que (el de Cataluña) es un conflicto interno que está en vías de resolverse", señaló.