México.- Sanjuana Martínez dijo que Notimex estuvo secuestrada “por una mafia sindical” que en complicidad con directivos malversó y dilapidó millones de pesos.

Explicó que están en marcha auditorías departamento por departamento, en una investigación conjunta con la Secretaría de la Función Pública

Se presume que debe culminar con órdenes de aprehensión, para llevar a la cárcel a corruptos, a aquellos que hicieron de Notimex su botín particular.

Explicó en entrevista con el periódico La Jornada.

Desde que llegó a dirigir esa agencia ha tenido una serie de oposiciones y ataques, referentes a los beneficiados por la corrupción.

Las remociones de personal se deben a que se trata de parientes, amigos y compadres del secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de Notimex, Conrado García Velasco, explica.

La directora de Notimex precisó que la policía auxiliar está ahí desde hace algunas semanas.

Esto debido a una serie de robos de equipo y material que se han dado.

Necesitamos vigilancia, con la finalidad de evitar un mayor daño patrimonial a la agencia.

Aclaró que, contra las versiones que han difundido los inconformes, las liquidaciones son con base en la ley.

Como periodista que es, al llegar a Notimex inició una investigación que la ha llevado a bajar por las cloacas y entrar en las profundidades de la corrupción.

Puede documentar, expuso, los excesos del dirigente García Velasco, quien tiene ya una averiguación previa por desfalco en la Fiscalía General de la República.

En su escritorio, despliega documentos que dan cuenta de los recursos millonarios que recibía Conrado García Velasco: Millón y medio de pesos al año, como apoyo para el sindicato, que él manejaba de manera discrecional, además de las cuotas y viajes por el país y el mundo, pagados por Notimex.

La entrevista explica que hay un reporte incluye cerca de 50 viajes del dirigente, entre 2014 y 2017, a Rusia, Irán, China, Hong Kong, Vietnam, España, Italia, Alemania, Inglaterra, entre otros.

Muchos de esos viajes, resaltó, los hizo, acompañando al entonces director de Notimex, Alejandro Ramos.

Y no es todo.

“Donde tenía su principal negocio era en el huachicoleo de las noticias, porque creó una empresa paralela, la Agencia Periodística de México, que él dirigía y operaba con personal e información de Notimex.

Además, cobraban la cobertura noticiosa a los gobernadores, de medio millón para arriba”. Una corrupción enorme, con nepotismo. A su esposa la mandó de corresponsal a Estados Unidos, sin saber inglés.

Además con porros entraban y salían de las instalaciones. Iban escritorio por escritorio para amenazar al personal.

En el sindicato tenía la potestad de contratar y de despedir, vía la cláusula de exclusión, explica.