Ciudad de México.- El número de esqueletos de mamut descubiertos en el sitio donde se está construyendo el aeropuerto de Santa Lucía aumentó a cuando menos 200, y una gran cantidad aún no es excavada, dijeron expertos este jueves.

Los arqueólogos tienen esperanzas de que el sitio que se ha convertido en una especie de “central de mamuts” —las orillas de un lago ancestral que atrajo, y atrapó, a estos animales en su suelo pantanoso— pudiera ayudar a solucionar el misterio de su extinción.

Los expertos dicen que aún se están haciendo descubrimientos en el sitio, incluyendo indicios de que seres humanos pudieran haber fabricado herramientas con huesos de los animales muertos entre 10 mil y 20 mil años atrás.

Hay tantos mamuts en el sitio del nuevo aeropuerto de Santa Lucía que observadores acompañan a cada bulldozer que excava en el suelo para asegurarse de que el trabajo sea suspendido cuando se descubren huesos de esos animales.

“Tenemos cerca de 200 individuos de mamuts, unos 25 camellos, cinco caballos", dijo el arqueólogo Rubén Manzanilla López, del Instituto Nacional de Antropología e Historia, refiriéndose a animales que se extinguieron en las Américas.

El sitio está a solo unos 20 kilómetros de fosos artificiales —en esencia trampas poco profundas para mamuts— construidos por los antiguos habitantes del área.

Manzanilla López dijo que está comenzando a surgir evidencia de que, incluso si los mamuts en el sitio murieron de causas naturales tras quedar atascados en el lodo del ancestral lecho lacustre, sus restos podrían haber sido extraídos por seres humanos, en forma similar a aquellos hallados en el sitio de trampas en la localidad de San Antonio Xahuento, en el municipio vecino de Tultepec.

Aunque aún se realizan pruebas en los huesos de mamut para intentar hallar posibles marcas de matanzas, los arqueólogos han encontrado docenas de herramientas hechas a base de hueso de mamut —usualmente mangos utilizados para sostener herramientas o instrumentos para cortar— como las halladas en Tultepec.

El paleontólogo Joaquín Arroyo Cabrales dijo que, “con esta gran muestra tan impresionante, (el sitio del aeropuerto) va a ser un lugar importante para probar esta hipótesis" sobre la extinción masiva de los mamuts.

El proyecto es tan enorme, dijo, que las máquinas pueden ir a cavar a otra parte mientras los arqueólogos estudian el área.

Está previsto que el proyecto del aeropuerto sea completado en 2022, y entonces concluirán las excavaciones.