El Santuario de las Luciérnagas, zona natural protegida, ubicada en el municipio de Nanacamilpa, se ha convertido en los últimos años en un atractivo internacional al ser visitado por turistas de Chile, Argentina, Francia, Brasil, Japón y Australia, entre otros.

En la temporada de apareamiento de este lampírido, que va desde la última semana del mes de junio a la primera quincena de agosto, el bosque se llena de luces y ofrece un espectáculo natural.

Este hecho favorece la llegada de cientos de visitantes mexicanos cada fin de semana, la mayoría del Distrito Federal, Puebla, Veracruz, y de los 60 municipios de Tlaxcala, así como a parejas, familias y grupos de turistas de Brasil, Francia, Corea y Singapur, entre otros.

En entrevista con Notimex, Aída Reyes Muñoz, guía del Centro Ecoturístico Bosque de Santa Clara, informó que durante el fin de semana aumentó la afluencia de paseantes, quienes recorrieron los seis senderos donde se aprecia con mayor intensidad el espectáculo natural.

"En uno de los recorridos me tocó guiar a turistas de Francia, Corea y Singapur, así como del Distrito Federal. Seis de ellos eran de México y 14 del extranjero", indicó.

Reyes Muñoz precisó que se integran grupos de 20 personas por recorrido para que la información no se disperse y afirmó que "todos los visitantes quedaron maravillados con el espectáculo que ofrece la naturaleza con las luciérnagas buscando pareja".

Las personas que acuden al Santuario, dijo, "son muy respetuosas, les explico que las hembras no vuelan mucho por lo que algunas de las luces se observan en el suelo, y si alguna luciérnaga esta en peligro de ser pisada por el grupo, la levantaban y la colocan en otro sitio, para respetar la naturaleza".

La guía de turistas, quien ofrece recorridos en español, francés e inglés, explicó que durante la época de apareamiento de las luciernagas "todas emiten luz, pero son los machos los que vuelan más".

Expresó que esta es una experiencia única “pues hablamos de que sólo hay dos santuarios de este tipo en el mundo, el otro está en una provincia del sur de Rusia, ya que las luciérnagas viven en climas húmedos y fríos".

Para el recorrido por los senderos del bosque se pide a los visitantes respetar un reglamento que prohíbe encender cualquier tipo de luz, “no tomar fotografía con flash, pues altera su ritmo de intermitencia y se confunden; no se debe fumar, ni beber bebidas alcohólicas, así como evitar dejar cualquier tipo de basura", acotó.

A su vez, Esther Iturbide Sánchez, administradora del Centro Ecoturístico, señaló que "estamos calculando cerca de tres mil visitantes cada fin de semana" durante la época de apareamiento de la luciérnaga.

Aseguró que en Tlaxcala "el ecoturismo cada año va creciendo, y mucha de la gente que llega por la promoción que se hace del sitio, de boca en boca, ha sido la mejor publicidad".

Además del Bosque de Santa Clara, que es el área que cuenta con la denominación de Santuario, en Nanacamilpa, se puede observar el apareamiento de esta especie lumínica en los ejidos de San Felipe y San José, en el Centro Ecoturístico Piedra Canteada, así como en diversos predios y parajes de menor tamaño.

Iturbide Sánchez calculó que cerca de 20 mil personas visitan el bosque durante esta temporada, cada fin de semana, "distribuidos en estos sitios", subrayó.

La particularidad del bosque de Nanacamilpa es que de acuerdo con biólogos especialistas, "se trata de una especie de luciérnagas endémicas de Tlaxcala", subrayó.

Apuntó que la temporada para observar el espectáculo natural inicia oficialmente el 15 de junio y culmina cerca del 15 de agosto, en tanto que los recorridos por los senderos comienzan a las 20:00 horas y se llevan a cabo de 60 a 75 minutos.

Iturbide Sánchez mencionó que este año han recibido visitantes de Australia, de Japón, Francia, Argentina y Chile, entre otros.

También comentó que en el bosque se puede apreciar fauna como venados cola blanca, armadillos, aguilillas, coyotes, así como diversas especies de aves, mientras que en la zona alta de las montañas existe el gato montés.

En entrevista por separado, Carolina Juárez, otra guía de turistas del lugar, explicó que antes del recorrido se hacen actividades de integración y meditación con los grupos participantes, a fin de “que tomen confianza y haya buena comunicación entre todos".

Asimismo se narran leyendas, cuentos y poemas, “como una fábula sobre una serpiente y una luciérnaga, cuya moraleja es que si alguien te molesta y no quiere que brilles, que destaques, tú debes seguir echándole ganas, porque habrá quien se moleste porque brillas, pero también alguien a quien le guste tu brillo", anotó.

Las luciérnagas son en realidad pequeños escarabajos, lampíridos, de la familia de los colópteros polífagos (bichos de luz), los cuales tienen la capacidad de emitir luces que van del azul claro al amarillo.

Se conocen más de dos mil especies, las cuales viven en pantanos y zonas boscosas, donde las larvas tienen una fuente de alimento abundante.

Notimex