México.-A tres meses de la muerte de José José, su viuda Sara Salazar se dio cita en la iglesia Plymouth Congregational, en Miami, Florida, para recordar el día que contrajo nupcias con el “Príncipe de la canción” hace 25 años y celebrar lo que serían sus bodas de plata. El emotivo momento fue compartido por la hija de este enlace matrimonial, Sarita Sosa.

En su cuenta de Instagram, la menor de los hermanos Sosa recordó que hace 25 años sus padres decidieron unir sus vidas bajo las leyes de Dios, pero también mostró cómo ahora, ante la ausencia del cantante de Lo que no fue no será, su madre caminó sola hasta el recinto religioso que los vio prometerse amor eterno.

“Te vi entrar a la iglesia donde te casaste con papá e hicieron su promesa. Esta iglesia siempre trae bellos recuerdos”, escribió en sus redes sociales.

“De pequeña los veía venir a ver el lugar juntos y ver cómo sonreían el uno al otro. Para mí esta vez fue muy triste, pues ahora sólo te vi a ti caminar sola hacia la puerta donde los dos hace años entraron y salieron juntos a hacer una vida feliz. Han sido un ejemplo increíble para mí. Los admiro y lloro al recordar su bella historia de amor y le doy gracias a Dios haberme permitido ser testigo de ella”, continuó la media hermana de José Joel y Marysol Sosa.

“Parejas como ustedes existen muy pocas y pienso que así deberían de ser todas, con el amor de Dios como su centro. Han sido todo para mí. Siempre han sido mi prioridad. Le prometí a papá cuidarte y eso mismo haré hasta el día que yo no esté aquí. ¡Feliz aniversario!”, finalizó la joven que también aspira a convertirse en una cantante famosa.

Sarita también aprovechó para publicar una fotografía del día en que José José y su mamá se casaron el 5 de enero, pero de hace 25 años; así como un videoclip de Sara Salazar caminando hacia la entrada de la iglesia Plymouth Congregational, en Miami, Florida.

Además la tercera esposa de José José mostró los símbolos con los que contrajo matrimonio en 1995 y así lo confirmó la joven: “La pulsera y el anillo con el que hicieron su promesa los dos. La promesa que aún sigue viva”.

José José y Sara Salazar se conocieron en 1993 gracias al mánager Willy Vicedo, quien los presentó en Miami, Estados Unidos.

José José le llamaba mientras estaba en rehabilitación de sus adicciones y ella lo visitaba, tiempo después contrajeron matrimonio y tuvieron una hija: Sara Sosa, quien hace unas semanas se lanzó como cantante y ha destacado por todas las polémicas a su alrededor.

El Príncipe dijo en varias ocasiones que su tercera esposa fue su guía, su “ángel de la guarda”, aunque en los últimos días de su vida se especuló sobre su separación por sus estados de salud, él con el cáncer de páncreas y ella por un derrame cerebral.

Al cantante le diagnosticaron la enfermedad, cuando le realizaban varios estudios ante la sospecha de que alguien de su núcleo más cercano lo estaba envenenando.

Después de la muerte de la estrella mexicana se inició un calvario para los hijos mayores del intérprete de Mi Vida, José Joel y Marysol, porque su hermana Sara se negó a responderles las llamadas y hasta informarles sobre el paradero del cuerpo de su padre. La conducta de la menor de los Sosa no cayó bien a la familia y mucho menos al público mexicano, que se volcó hacia ella con críticas, memes y ataques.

El rencor hacia Sarita creció cuando, junto con su mamá, no permitió el traslado del cadáver de José José a México, donde se le esperaba con tristeza para realizarle varios homenajes al “Príncipe de la Canción”, así ambas mujeres recibieron la furia de toda una nación y fueron acusadas de maltratar, envenenar y hasta embrujar al famoso que falleció a los 71 años.

Desde entonces las dos mujeres han vivido bajo el escrutinio público, por lo que en más de una vez han pedido que cese el acoso que viven, fue hace unos días cuando Sara Salazar dijo que ella fue el gran amor del “ Príncipe de la canción”.

“Yo sé que yo estuve casada más de dos décadas con mi esposo y fui el amor de su vida y tengo una hija”, sentenció la mujer sobre los constantes dicho de Anel Noreña, la segunda esposa de José José.