México.- No cabe duda que Sara Sosa Salazar, se ha convertido en las últimas horas en la persona “más odiada”. Y es que bastó con que falleciera José José para que quedaran expuestas varias incógnitas sin resolver que giran en torno a la hija menor de “El Príncipe de la Canción”, y el supuesto secuestro que denunciaron José Joel y Marysol Sosa, hijos mayores del cantante.

Tras las declaraciones de Laura Núñez, ex asistente del interprete, en las que expuso como Sarita obligo a su papá a que le cediera los derechos de sus canciones a través de una carta poder, recordaremos que afirmó que la joven de 24 años y su esposo Yimmy Ortiz, no trabajan puesto que viven de las regalías de José José.

“Sí totalmente, de ahí vive, mantiene a todos, nadie trabaja allá. Sara es la que lo hizo firmar y es la que recibe todo. Sara se queda con todo”, dijo Laura.

Sara Sosa y el guatemalteco Yimmy Ortiz se casaron cuando la joven cumplió 18 años, en templo cristiano en la ciudad de Miami, Florida.

Fue la misma Sara Sosa quien detalló que conoció a su marido en un establecimiento donde lavaban coches para ganarse la vida.

A pesar de ello, lo que ahora tiene sin sueño a José Joel y a su hermana Marysol Sosa, es la desaparición del cuerpo de su padre a quien, según apariciones anteriores, no han visto desde hace más de un año, acusando a Sarita de tenerlo secuestrado y alejado de todos.