México.- El Sistema de Administración Tributaria (SAT), por orden presidencial, comenzó a convocar a las empresas que tengan adeudos para saldarlos, y para quien se niegue a hacerlo, se procederá legalmente, especialmente contra 15 grandes contribuyentes que deben 50 mil millones de pesos.

Estos adeudos al fisco incluyen multas y recargos, y es parte de las razones del gobierno federal para no otorgar a las grandes empresas el “respiro” o “tregua” fiscal que buscan ante la emergencia sanitaria provocada por el COVID-19.

Incluso, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que alista una carta al dirigente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín, para que le ayude a cobrar los recursos.

“No podemos diferir el pago de impuestos; al contrario, le vamos a pedir a Carlos Salazar que nos ayude hablando con los dueños de las grandes empresas que deben dinero. Le voy a mandar la lista, porque si nos pagan tendríamos recursos para apoyar Pymes”, dijo.

El martes, Salazar Lomelín propuso, ante la indiferencia del gobierno, crear una red de salvación entre las propias empresas, lamentando que se les haya cerrado la puerta a un posible acuerdo.

Sin embargo, en la mañanera, el mandatario explicó que al momento de solicitar una tregua en el pago de impuestos, aunque se hable en nombre de las Pymes, se corre el riesgo de incluir a todos, beneficiando a los incumplidos.