México.- Ante el aumento de la presencia de menores de 18 años entre quienes migran de los países del Triángulo Norte a Estados Unidos, la organización Save the Children exhortó al gobierno mexicano a protegerlos, así como a los solicitantes de asilo y refugio que permanecen en territorio nacional.

En el Día Internacional del Refugiado, el organismo no gubernamental destacó que en los últimos años se ha incrementado el número de niñas, niños y adolescentes en los flujos migratorios que transitan por la zona.

"Se estima que una tercera parte de los migrantes que ingresan por la frontera sur mexicana son niñas, niños y adolescentes, quienes por su edad y los motivos de su desplazamiento deberían contar con el mayor estándar de protección a sus derechos humanos e interés superior, como establece la Constitución Política mexicana y Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes", indicó.

Planteó que la cantidad de niñas y niños que ingresa al país se ha multiplicado y que el año pasado 25 por ciento de las solicitudes de refugio presentadas ante la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) provino de niñas y niños.

"Además, tan solo en el primer cuatrimestre de este año más de 15 mil niños, muchos de ellos provenientes de Centroamérica, fueron presentados ante la autoridad migratoria mexicana, 10 mil 897 han sido repatriados y el resto se encuentra a la espera de la definición de su situación migratoria”, mencionó Jorge Vidal, director de Programas de Save the Children en México.

La organización internacional expuso que los menores de edad presentes en los flujos migratorios enfrentan un estrés tóxico que puede tener implicaciones de por vida.

“Niñas y niños están huyendo de la violencia que viven en sus comunidades de origen, han recorrido kilómetros para llegar a nuestro país. Nuestro personal en campo los ha visto deshidratados, enfermos, pero sobre todo afectados emocionalmente, la incertidumbre de no saber qué pasará y los contactos con autoridades mexicanas poco sensibles a la niñez aumenta su estrés y las posibilidades de sufrir trauma”, recalcó Vidal.

Desde octubre de 2018 Save the Children ha instalado espacios amigables permanentes en las ciudades de Tapachula y Tijuana en los que ha brindado atención psicosocial, campañas de salud y talleres de medios de vida a más de siete mil niñas, niños y adolescentes migrantes.

Además ha capacitado a servidores públicos y organizaciones de la sociedad civil en protocolos de atención a niñez migrante.

El organismo consideró necesario que el Estado mexicano garantice y proteja los derechos de niños migrantes y solicitantes de asilo y refugio con respeto a los procedimientos establecidos en la Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

Todo ello plantea mejorar la coordinación entre todos los niveles gubernamentales y sensibilizar a todo el personal que está en contacto con niños para que reciban un trato sensible y amigable.

Igualmente generar un sistema de información sobre la situación de niñas y niños migrantes en el país que sustente la toma de decisiones políticas y, sobre todo, priorizar la no detención ni separación familiar.

“Sabemos que el Estado mexicano enfrenta retos importantes en el tema migratorio, no obstante esperamos que con la entrada del nuevo comisionado, el interés superior y los derechos de las niñas y niños migrantes estén en el centro de las decisiones políticas”, externó la organización.