México.- La primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió el amparo directo a favor de la periodista Carmen Aristegui, presentado por el dueño de MVS, Joaquín Vargas, tras acusarla de exceder “su libertad de expresión y de información causando un daño a los derechos a la personalidad, honor y prestigio” por aludirlo en el libro La casa Blanca de Peña Nieto.

Al ser revisado el expediente 6174/2018 presentado por Vargas, la primera sala consideró que la resolución que le exige a una periodista probar las expresiones contenidas en el prólogo de un libro, “no es congruente con los criterios de la Primera Sala sobre libertad de expresión”.

“La doctrina jurisprudencial sobre este tema sostiene que en el caso de opiniones que impacten en el interés público se puede justificar que la libertad de expresión prevalezca frente a los derechos de la personalidad de los involucrados, toda vez que el debate en estos temas debe ser desinhibido, robusto y abierto”, sostiene un comunicado de prensa con el que la SCJN justificó sus argumentos.

Con esta resolución también queda liberado de la acusación por “abuso del derecho a la información y a la libre expresión”, el editor Ricardo Cayuela, como Penguin Random House, Grupo Editorial, Sociedad Anónima de Capital Variable, quienes se presentaron como los responsables de la publicación del libro.

“En este sentido, las expresiones pueden incluir ataques vehementes, cáusticos y mordaces sobre personajes públicos; excluyendo de protección constitucional las expresiones absolutamente vejatorias, ofensivas u oprobiosas que conllevan a un menosprecio personal o una vejación injustificada”, dijo la Suprema Corte.

Tras cuatro años de proceso judicial, esta misma semana el máximo tribunal de justicia ratificó que la periodista Carmen Aristegui fue despedida indebida e ilegalmente por el grupo radiofónico MVS.