México.- Aunque en los hoteles digan lo contrario, por mandato constitucional las playas privadas no existen en México, aseguró esta mañana el secretario de Turismo del gobierno federal, Miguel Torruco Marqués.

El funcionario federal se manifestó en contra de cualquier propuesta o intento de privatizarlas o hacerlas de uso exclusivo para los turistas.

“La posición de la Secretaría de Turismo sobre este tema es muy clara: las leyes se tienen que cumplir, por todos por igual, así que las playas mexicanas ni se privatizan, ni se restringe su ingreso a ningún ciudadano de este país”, expresó.

En seguimiento a la instrucción presidencial, el secretario Torruco Marqués enfatizó que los bienes nacionales, lo cual incluye a las playas, patrimonio de los mexicanos, son de uso público, bajo las modalidades determinadas por las leyes vigentes, por lo que la dependencia a su cargo se pronunció por el respeto a los derechos humanos establecidos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Dijo también que ante la emergencia sanitaria que se vive en estos momentos, generada por la pandemia del virus SARS-CoV2,  es imperativo respetar y acatar las medidas que dicten las autoridades sanitarias, encabezadas por la Secretaría de Salud, mismas que deben ser aplicadas a todo el público en general, sin distinción.

En ese sentido reiteró que la Sectur trabaja coordinadamente con la Secretaría de Salud en la contención de la pandemia en todas las áreas.

Esta dependencia, a través de la subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud, explicó las actividades permitidas y las medidas sanitarias necesarias de acuerdo al nivel que marque el semáforo de riesgo Covid-19:

El acceso y afluencia de personas se implementará a partir de los niveles de riesgo del semáforo de riesgo Covid-19, controlando los siguientes niveles de aforo: 25% para el nivel de riesgo máximo (rojo); 50% para el nivel de riesgo alto (naranja); 75% para el nivel de riesgo medio (amarillo) y acceso total para el nivel de riesgo bajo (verde).

Las reuniones grupales y cualquier actividad que aglomere varias personas siguen suspendidas.

Siempre que sea posible se deberán establecer filtros en todos los accesos y colocar gel antibacterial con base alcohol mayor al 60 por ciento en varios puntos.

En los casos en que sea posible se brindará información y se buscarán mecanismos para garantizar la sana distancia en cada nivel de riesgo.

En el caso de una actividad de compra-venta con el cliente, como alimentos o bebidas, se atenderá al público a una sana distancia de por lo menos dos brazos.

Las personas deben tratar de hablar y acercarse lo necesariamente indispensable.

La limpieza, con agua, jabón y solución desinfectante, así como el mantenimiento de las instalaciones en general y muebles, como camastros, sillas y camas de playa, mesas, sombrillas, son centrales en todos los escenarios.

La frecuencia de la limpieza del establecimiento deberá incrementarse con el cambio de escenario una a tres veces al día.

Los servicios sanitarios deben contar con papel higiénico, agua potable, jabón antibacterial para lavado de manos, alcohol en gel y toallas de papel para el secado de manos.

En el equipo deben contar también los sanitarios móviles.