Ciudad de México.-Este año hubo tantas tormentas tropicales en el Atlántico que Naciones Unidas, que las bautiza, se está quedando sin nombres por segunda vez en la historia.

Desde 1953, las tormentas tropicales en el Atlántico reciben un nombre a partir de listas elaboradas por el Centro de Huracanes de Estados Unidos y luego por un comité internacional de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Inicialmente, las listas incluían solo nombres de pila de las mujeres. En 1979, se introdujeron los nombres masculinos y ahora se alternan con nombres femeninos. Se utilizan seis listas de 21 nombres, una detrás de otra.

"Sería confuso tener más de un ciclón tropical en el mismo año con la letra T", dijo una portavoz de la OMM a la AFP.

La temporada de tormentas tropicales en el Atlántico de este año, que termina el 30 de noviembre, fue tan activa que la ONU pronto se quedará sin nombres y tendrá que recurrir a las letras del alfabeto griego: Alfa, Beta, Gamma, Delta y así sucesivamente.

Como explica la OMM, el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos advirtió el lunes de al menos otros cinco huracanes previstos en el Atlántico, un récord desde 1971, llamados “Paulette”, “René”, “Sally”, “Teddy” y “Vicky”, el último de la lista.

Según la OMM, se ha formado una zona de baja presión cerca de Cabo Verde y existen un 50% de posibilidades de que se forme un ciclón en las próximas 48 horas.Los ciclones comenzaron a ser nombrados hace años para facilitar su identificación en los mensajes de alerta.

Los expertos pensaron que los nombres eran mucho más fáciles de recordar que los antiguos y complicados métodos de identificación de latitudes y longitudes.

Al principio, las tormentas eran nombradas arbitrariamente. Sus nombres obedecen ahora a toda una serie de reglas: deben ser fácilmente reconocibles y reflejar un equilibrio entre los nombres franceses, españoles, holandeses e ingleses debido a la cobertura geográfica de las tormentas en todo el Atlántico y el Caribe.

Si un ciclón es particularmente mortal o devastador, su nombre se elimina de la lista y se sustituye por otro.

Este fue el caso de tormentas infames como “Mangkhut” (Filipinas, 2018), “Irma” y “María” (Caribe, 2017), “Katrina” (Estados Unidos, 2005) y “Mitch” (Honduras, 1998).

Una temporada de huracanes extraordinariamente agitada, así como la catastrófica temporada de incendios forestales en la costa oeste, ha centrado la atención en el papel del cambio climático.