Acapulco. El secretario de Turismo Municipal Alejandro González Molina dijo que se analizará si será viable recibir el AcaMotos para este 2017.

“No se observaron los protocolos de seguridad que deben tener. Eso que sean turistas o no, están obligados a tener y seguir las normas, ahí hubo laxitud en ese tema. Siento que tendría que evaluarse si realmente es o no viable el evento para el año que entra”, dijo el funcionario durante su participación en la sesión de la Comisión de Turismo, este día en el ayuntamiento.

Consultado al respecto, González Molina le dijo a reporteros: “Hagamos un consenso con la ciudadanía, que se comente si se trae o no. A todos pediríamos que vinieran pero con orden”.

A pesar de que se calcula una derrama económica mayor a los 250 millones de pesos, el secretario declaró que en el transcurso del evento, “hubo el rompimiento de muchos temas de seguridad, como fue el uso del casco, muchos no lo utilizaron y hubo accidentes que pudieron haberse prevenido”, ante el exceso de velocidad.

“Hubo mucho relajo en la Costera, agresiones contra policías y de Movilidad, ¿ese no es el tipo de eventos que queremos nosotros en Acapulco, o si? Queremos tener eventos pero que estén dentro del marco de la ley, del margen de estrictos protocolos de seguridad y control. No se puede sacrificar el orden, no está sujeto a decisión o no”, dijo el secretario.

Sin embargo, en la sesión expuso que el tema de las motos en cuanto a la derrama económica, se rebasó “lo que cualquier evento turístico pudiera haberse celebrado”.

Por ello manifestó que el evento tiene dos vertientes: “la violación de las leyes, y venir a echar carreras a Acapulco (que) no creo que sea la manera en que podamos tener un evento; las medidas de seguridad no se siguieron” y la derrama económica que dejó.

“Todo está bien si se hace dentro de un marco de legalidad y de respeto, porque ese fue el otro tema, el ataque a los policías, fue una violación tácita y no sé qué resultados tuvo si los detuvieron o no, yo creo que no”, añadió.

En el caso de las motos, insistió, deben estar bajo estricto respeto a las leyes y que se sigan protocolos de seguridad.

Por su parte, la regidora y presidenta de la comisión de desarrollo urbano, Alejandra Solorio Almazán, reconoció que fue insuficiente la seguridad que se brindó durante el evento y dijo: “No vengan a pasarse o infringir la ley, si vengan pero en un marco de legalidad y respeto”.