Chilpancingo, Guerrero.- En medio de señalamientos por su cercanía con el PRI, este lunes Nazarín Vargas Armenta tomó protesta como nuevo presidente del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC), cargo en el que permanecerá los próximo cuatro años.

La mayoría de los partidos políticos, principalmente los de oposición, advirtieron que la llegada del nuevo presidente, vinculado directamente con el exdiputado federal Manuel Añorve Baños, "no es un cheque en blanco" y que serán vigilantes de su actuar.

Durante su discurso luego de haber asumido la presidencia, Vargas Armenta mencionó constantemente que el objetivo principal será recuperar la confianza de la ciudadanía, y se comprometió a priorizar el diálogo, la verdad y la transparencia.

Durante el acto, el representante del PAN, Carlos Arturo Millán Sánchez, quien fue uno de los que más cuestionó la cercanía de Vargas Armenta con el PRI, exigió que el gobierno del estado no intervenga en el próximo proceso electoral.

"No pretendo descalificar su capacidad ni perfil académico, pero esto pasa desapercibido cuando su designación tiene lagunas y genera dudas. El proceso debe ser analizado y repensado".

[caption id="attachment_195599" align="alignnone" width="1280"] Nazarín y en toma de protesta[/caption]

Aseguró que hay sospechas de que la calificación que otorgó el Instituto Nacional Electoral (INE) a Nazarín Vargas en la etapa del ensayo fueron alterados en su beneficio, además de que las entrevistas finales "se hicieron con mucha premura, como que les urgía que llegara a la presidencia".

Por su cuenta, el representante del PRD, Nicanor Adame Serrano, dejó claro que ese partido no está de acuerdo en la forma en que el INE llevó a cabo el proceso de designación, porque se violentó la autonomía del IEPC.

Además, aseguró que el organismo nacional diseñó un esquema para que en el proceso de selección él se hiciera de la presidencia, y afirmó que si el INE presionó a Marisela Reyes a que renunciara al cargo fue para dejar ese espacio a disposición del PRI.

"Regresamos al tiempo en que los gobiernos del PRI tenían el control de los órganos electorales para hacer elecciones de Estado y mantener así a su partido en el poder. No avalamos su designación porque fue una decisión política y por lo mismo significa esto un retroceso en la ciudadanización de las instituciones".

El representante de Morena, Sergio Montes Carrillo, manifestó que no cuestionará el pasado del nuevo presidente ni emitirá juicios hacia su persona hasta que comiencen a reflejarse los resultados de su trabajo al frente del IEPC.

Reiteró que "más allá de un hombre", lo que le preocupa al partido es el actual sistema electoral que beneficia al PRI, y como ejemplo refirió el caso del Estado de México.

Finalmente, deseó suerte Vargas Armenta y aseguró que Morena vigilará su trabajo.

Al acto asistieron dirigentes de los diferentes partidos políticos, representantes de la Junta Local del INE, del Tribunal Electoral del Estado (TEE) y el rector de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), Javier Saldaña Almazán.