México.-El nuevo Secretario de Seguridad Pública de Oaxaca, Raúl Salcedo, estrenó su cargo con la búsqueda de un prófugo del Reclusorio Regional de San Juan Bautista Tuxtepec, que ha sido identificado como presunto líder del Cártel Jalisco Nueva Generación en la región.

Fichado con el nombre de Adalberto Soto Villa o Alberto Soto Álvarez, fue ingresado al penal el pasado 26 de febrero, acusado de delito de tentativa de homicidio; además de posesión y portación de cargadores y granadas de fragmentación.

Durante su detención, el criminal resultó herido, por lo que luego de los trámites jurídicos necesarios para clasificarlo como preso, ingresó al hospital de Tuxtepec en la región de la Cuenca.

Estaba resguardado por un grupo de policías estatales, quienes estaban encargados de vigilarlo día y noche, pero el lunes a la 1:30 de la madrugada, después de que Adalberto Soto fuera al baño, no se lo volvió a ver.

Los elementos de seguridad revisaron la zona luego de que notaron que no había regresado a su habitación en el nosocomio, y avisaron a las autoridades.

Raúl Salcedo, quien tomó protesta como titular de la SSPO, dio una conferencia de prensa a menos de una semana de haber llegado al gabinete del gobernador Alejandro Murat Hinojosa. Llegó como reemplazo de Tuñón Juáregui, quien estuvo dos años en el cargo y sobre quien la población pidió su destitución por los problemas de inseguridad que aquejan al estado.

En esa informó acerca de las condiciones bajo las que escapó el reo, y comunicó que los oficiales encargados de vigilarlo mientras estaba internado fueron puestos a disposición de las autoridades para realizar investigaciones sobre cómo pudo haber escapado y sobre si la policía está involucrada.

También dijo que el joven de 21 años sí está relacionado con la organización criminal, pero no especificó su rango para no entorpecer las investigaciones.

Igualmente avisó a los cuerpos de seguridad locales, estatales y federales, que el prófugo es considerado peligroso, por lo que su detención debe ser inmediata y oportuna.

Además, solicitó a la población que en caso de verlo no se intente detenerlo. Solo se deberá hacer una denuncia, que puede ser anónima, a los teléfonos de emergencia. Indicó que como señas particulares tiene tatuajes en ambos brazos.

Hasta 2015 se tenía registro de que 139 prisioneros escapan de la Justicia cada año, según la Comisión Nacional de Seguridad. Entre 2006 y 2013, en total 1.117 prisioneros escaparon de cárceles mexicanas, y otros 171 lo intentaron sin éxito.