El director de Salud de Acapulco, Eger Gerardo Gálvez Pineda informó que se han decomisado alrededor de 60 kilogramos de moluscos durante los recorridos realizados en playas y comercios, ante la veda que la Secretaría de Salud estatal emitió la semana pasada.

Detalló que los decomisos se han realizado en las colonias Centro, Puerto Marqués y Cayaco, y también se han suspendido algunos comercios establecidos en la vía pública.

También celebró que, hasta la fecha, no se ha registrado ningún caso de intoxicación por el consumo de ostión, ostión violeta, callo de hacha, callo margarita, garra de león o almeja

Al término de una conferencia con motivo del Día Internacional del Síndrome de Asperger, en la universidad Hipócrates, dijo que además de los decomisos se siguen realizando estudios al mar e informando de la situación a los turistas.

Mencionó que se ha registrado un incremento de toxinas y actualmente supera los 400 microgramos por cada 100 mililitros de agua, cuando la normatividad mexicana establece un limite máximo de 80 microgramos.

Agregó que, si bien entienden el impacto que la situación representa para los buzos y comerciantes que dependen de la venta de moluscos, debe priorizarse el riesgo que representan para la salud de porteños y visitantes.

Respecto al zika, dijo que nuevos estudios realizados el martes han confirmado que el número de personas infectadas se mantiene en dos.

“Hasta el momento no tenemos más casos de zika, sólo de chikungunya, que tenemos 52, dengue, 158 casos, y estamos espetando más resultados de nuestro laboratorio estatal que próximamente se los estaremos dando a conocer”, informó.

Reiteró que los puntos rojos en la lucha contra el mosquito transmisor son la Zapata, Ciudad Renacimiento, Progreso y Jardín.

Agregó que el Ayuntamiento inició un programa de descacharrización que ya ha recolectado 150 toneladas, mientras que el día de hoy se realizó una nueva compra de 22 mil repelentes, pues recordó que en el puerto hay aproximadamente 27 mil mujeres embarazadas.

Cuestionado sobre la mujeres encintas que se quejan por no haber recibido aún repelente ni pabellones para combatir el mosquito transmisor del zika, recordó que se trata de un trabajo coordinado con la Secretaría de Salud estatal, y no mencionó más.