México.- El encuentro de Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador fue comparado en Estados Unidos como el que sostuvieron Abraham Lincoln y Benito Juárez.

La visita de López Obrador a Washington ha despertado diversas críticas, pero la administración Trump la ve con buenos ojos y como algo natural ya que la cooperación entre ambos países está en uno de los mejores momentos, quizá la “relación bilateral más fuerte que  Estados Unidos y México han tenido nunca”, según un alto funcionario estadounidense que prefirió mantenerse en el anonimato.

Esa fuente comentó en una llamada con un grupo reducido de periodistas que es “significativo” que los primeros actos de la agenda de López Obrador en la capital de la Unión Americana, su primer viaje al extranjero desde que es presidente, sean para rendir homenaje con ofrendas al Memorial de Lincoln y la estatua a Benito Juárez que hay en la ciudad, “dos presidentes que tuvieron una relación a distancia fuerte y con mucho respeto”.

“En ese sentido”, aseguró el alto funcionario, “eso es lo que hemos tratado de emular con los presidentes Trump y López Obrador, y eso es extraordinariamente importante”.

Trump ha mostrado su idolatría por Lincoln en más de una ocasión, y es bien sabida la admiración de López Obrador por Juárez.

La buena sintonía entre el presidente de México y el de EU no es una sorpresa para el gobierno de Washington. Teniendo en cuenta que nuestro país es “la relación bilateral más importante para los Estados Unidos”, la comunicación fluida entre mandatarios realmente importante, "una relación que empezó desde hace tiempo, cuando “empezaron a hablar y compartir el gran amor por sus países”. 

El funcionario estadounidense dio paso así a la comparación entre el lema “America First” de Donald Trump, base de su política nacionalista de “amor profundo” a Estados Unidos -sin dejar de lado sus connotaciones históricas de carácter supremacista-, con el nacionalismo y mismo amor profundo de López Obrador por México; la fuente incluso apuntó que el mantra del presidente mexicano es “Mexico First”, en clara alusión equiparable al lema electoral e ideológico de Trump.

“Eso muestra que no es exclusivo amar a tu país para trabajar bien con otros países: puedes encontrar puntos en común basados en las prioridades de cada país”, añadió, remarcando además que es algo importante y significativo, incluso “viniendo de dos presidentes con dos historiales ideológicos diferentes”.

La Casa Blanca destacó que el viaje no estará únicamente centrado en la celebración de la entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), sino que será una demostración del “gran momento” de la relación, empezando por la “cooperación histórica en migración” que ha permitido que los números de migrantes indocumentados que cruzan la frontera esté en mínimos históricos.

El funcionario remató que la actual relación bilateral es la demostración que ideologías nacionalistas y centradas en aspectos domésticos son totalmente compatibles con el trabajo en intereses internacionales.

Con información de El Universal.