El gobernador Héctor Astudillo Flores declaró que la situación de los penales en Guerrero es un asunto que se está supervisando y expresó que no sólo es una “preocupación” del estado sino a nivel nacional; agregó que en las últimas reuniones con el gabinete de Seguridad Pública se ha tocado el tema y dijo que se acordó que se harán “una serie de acciones” sin abundar en las mismas.

La madrugada de este jueves un motín en el penal de Topo Chico, Nuevo León dejó 49 muertos y 12 heridos, luego de que un grupo de reos inició un incendio para lograr fugarse, según dijeron fuentes del gobierno de ese estado. Ello ocasionó que un grupo contrario los enfrentará e inició un choque que duró al rededor de dos horas, hasta que la policía estatal y el ejército retomaron el control del penal.

Consultado a propósito del tema sobre la situación de los penales de Guerrero, en especial el de Acapulco, Astudillo aseguró que en las últimas reuniones que ha tenido con el gabinete de Seguridad Pública Nacional se ha abordado el tema.

“Ustedes —dijo— conocieron hace un par de meses cuando se hicieron unos movimientos (en los penales del estado) y cómo reaccionaron (los grupos delincuenciales). Hubo gente que asesinó a unas personas en la puerta del penal de Chilpancingo. Se hicieron varios movimientos; se destituyó al director del penal en Acapulco, se han tomado acciones. Es problema se ha tocado en las últimas reuniones de Seguridad Pública Nacional, y miren ustedes lo que pasó en Monterrey”.

Este jueves, Astudillo asistió a la inauguración de la Exporail 2016, de la asociación de ferrocarriles. Entrevistado al término del acto, aseguró en otros temas que “hay un operativo permanente para atender la demanda (de seguridad y vigilancia) de cualquier escuela” en Acapulco pero que en ocasiones otras cierran por “solidaridad y no porque tengan problemas”  El gobernador contó que para estas vacaciones de Semana Santa plantea pedirle al presidente Enrique Peña Nieto que se aumente el descuento en la Autopista del Sol a 50 por ciento.

Sobre su reunión con el secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso dijo que se tocaron varios temas pero “no quiero ser un portador de malas noticias. Creo que el problema del petróleo y la desaceleración de la economía de China, está afectando la economía de México y esto obligará a que se tomen acciones que no me corresponden anunciar”, pronunció.