Ciudad de México.- "Que se investigue" expresó el secretario de Salud del gobierno de Baja California, Alonso Pérez Rico, sobre los señalamientos de sobornos por 61 mil dólares para beneficiar a una empresa durante su gestión como funcionario del Instituto Mexicano del Seguro Social en Baja California y parte alta de Sonora.

Pérez Rico dijo que hasta el momento no ha sido requerido por ninguna autoridad estatal, federal o municipal sobre estas acusaciones de actos de corrupción que trascendieron esta semana en redes sociales y medios de comunicación.

Una denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR) entregada en la Ventanilla Única del puerto de Ensenada durante la tarde del 17 de agosto, narra que acordó la entrega de 100 mil dólares cuando fue jefe de prestaciones de la delegación del IMSS para una supuesta fianza del contrato y un porcentaje del monto total pero solo se le canalizaron 61 mil dólares durante 2018 por parte de los propietarios de la empresa Hemodiálisis del Noroeste, a través de un gestor.

El contrato se signó en 2018 para otra empresa del ramo médico, pero los empresarios solicitaron información en julio de 2019 ante la delegación del IMSS, ya en la administración de Zoé Robledo en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. El delegado era Salvador Morales Riubi, de orígenes panistas y ex coordinador de campaña de Jaime Bonilla

En la denuncia se señala que los empresarios buscaron recuperar su inversión pero los implicados dejaron de contestarles el teléfono.

Después, en noviembre de 2019, Pérez Rico asumió el cargo de secretario de Salud y director del Isesalud en Baja California.