México.- En México, los protocolos de atención médica tienen 15 años de atraso, por lo que no se usan los mejores tratamientos para el manejo de enfermedades. De ahí que sólo 12 por ciento de personas con hipertensión arterial que toman algún medicamento la tiene bajo control. La misma situación ocurre en menos de 20 por ciento de quienes tienen diabetes, afirmó Gustavo Reyes Terán, titular de la Comisión Coordinadora de los Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad (Ccinshae).

Sobre el compromiso del gobierno federal para que institutos y hospitales se sumen al programa de atención y medicamentos gratuitos a la población, el especialista puntualizó que además de 4 mil 500 millones de pesos provenientes de las cuotas de recuperación, mencionados el pasado lunes en la conferencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, se debe garantizar la disponibilidad de otros 2 mil 250 millones para cubrir las consultas ambulatorias y medicinas, así como los gastos que actualmente deben realizar los pacientes en material de curación y para cirugías.

En conferencia realizada en la Secretaría de Salud (Ssa), explicó, respecto de los protocolos para hipertensión arterial, diabetes y los 15 tipos de cáncer más frecuentes en el país, que grupos de expertos emitirán nuevos lineamientos de atención. Se comprarán los mejores medicamentos, como se hizo con los antirretrovirales para VIH-sida y los factores de coagulación para personas con hemofilia.

Además de disminuir de manera sensible los costos, con la misma cantidad de dinero que se ha utilizado en años anteriores, habrá garantía de atención para todas las personas que vivan con esos males.

Respecto de las deficiencias en el manejo del cáncer, la evidencia está en que mientras en Estados Unidos la sobrevivencia de pacientes con leucemia linfoblástica aguda es de más de 90 por ciento, en México es de 70 por ciento, dijo.

A su vez, el titular de la Ssa, Jorge Alcocer, comentó sobre algunas de las razones que llevaron al gobierno a decidir la desaparición del Seguro Popular. El paquete de servicios que ofrecía era insuficiente, pues 42 por ciento del gasto en salud proviene de los recursos de las familias, además de que luego de 16 años no logró cubrir los padecimientos de alto costo.

Las intervenciones incluidas en el Fondo de Gastos Catastróficos estaban limitadas a 66. Con el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) se agregarán 30, pero hay unas 600 enfermedades que todavía faltan, indicó el funcionario.

De su lado, Reyes Terán comentó que el Insabi enviará a la Ccinshae un proyecto de convenio que se presentará a los directores de institutos y hospitales. De entrada, el organismo que sustituyó al Seguro Popular proporcionará los medicamentos para consulta ambulatoria. Mientras esto se concreta, los servicios y las medicinas para el tratamiento de las enfermedades que eran cubiertas por el fondo de gastos catastróficos se mantienen para los actuales y nuevos pacientes.

El secretario Alcocer indicó que hasta ayer los directores del Hospital General de México y del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, le informaron que se sumarán al nuevo modelo de salud. Son los primeros de 23 institutos y hospitales de alta especialidad del país con servicios médicos.

Destacó la importancia de estos establecimientos públicos, los cuales cuentan con 4 mil 60 camas y en 2019 atendieron a 803 mil pacientes.

El titular de la Ccinshae también comentó sobre la situación financiera de los institutos de salud. Dijo que el presupuesto de2020 asciende a 28.1 mil millones de pesos. Hasta el año pasado arrastraban pasivos que ponían en riesgo los servicios, pero mediante una estrategia de reasignación de recursos esas deudas se redujeron más de 60 por ciento.