#A sangre fría

Secuestradora pasará 50 años en la cárcel

También deberá pagar una multa por 279 mil 800 pesos, al acreditarse su culpabilidad en el delito de secuestro calificado, en perjuicio de una mujer.

Por Redacción, 2016-09-30 10:52

México, (Notimex).- El juez 67 Penal del Reclusorio Preventivo Oriente sentenció a 50 años de prisión a una mujer que secuestró a una persona por un mes y medio, informó la Procuraduría General de Justicia capitalina.

Se trata de Arely Mildred Galindo Rosas, quien también deberá pagar una multa por 279 mil 800 pesos, al acreditarse su culpabilidad en el delito de secuestro calificado, en perjuicio de una mujer.

De acuerdo con la causa penal 287/2015, el 25 de agosto de 2015 la inculpada se comunicó por teléfono con la víctima para que acudiera a Eje 5 y avenida Javier Rojo Gómez a pagarle unas joyas de las que era aval.

En el sitio, la subió a un vehículo y la mantuvo cautiva en varios lugares; el último de ellos fue un hotel ubicado en Boulevard Adolfo López Mateos, en la colonia Potrero del municipio de Atizapán de Zaragoza, Estado de México.

Desde ese negocio, Galindo Rosas se comunicó con la hermana de la ofendida para exigirle dinero a cambio de no acusarla de robo o algún daño a su consanguínea.

Una vez interpuesta la denuncia, policías de Investigación (PDI) lograron ubicar y detener a la imputada, quien les refirió que la afectada permanecía privada de la libertad en ese hotel.

#A sangre fría

Secuestraron al director de Medicina del IPN en la CDMX

Sus captores exigieron dos millones de pesos para liberarlo. Al académico le hicieron creer que «un político prominente» quería una consulta.

Por Redacción, 2019-07-19 13:46

México.- Más de seis horas estuvo privado de su libertad el director de la Escuela Superior de Medicina del Instituto Politécnico Nacional, Ricardo Juan García Cavazos, a quien sus captores exigieron dos millones de pesos para liberarlo. Al académico le hicieron creer que «un político prominente» quería una consulta.

Los delincuentes tuvieron contacto con el ganador de 70 premios y distinciones a nivel nacional e internacional el pasado lunes, cuando por vía telefónica le explicaron que «un político prominente» quería consultarlo para una consulta médica.

Ante la insistencia, el genetista accedió, pero no recibió más detalles del encuentro que un número telefónico y el domicilio donde vería al familiar de la persona dedica a la política, quien pidió mucha secrecía y mucha privacidad porque era una persona muy importante.

Con estos mínimos detalles, el médico se dirigió al lugar del encuentro el pasado miércoles donde fue amagado y subido por sus captores a una camioneta conducida por una mujer, que lo paseó por varias calles de la Ciudad de México.

Informes de la Procuraduría General de Justicia de la CDMX informó que los presuntos secuestradores le exigieron pagar dos millones de pesos para dejarlo en libertad, además lo tuvieron sobre la camioneta por varias horas.

Durante este tiempo el director de la Escuela Superior de Medicina del Instituto Politécnico Nacional, fue obligado a realizar distintas transacciones bancarias por medio de una app bancaria.

El dinero de la cuenta personal del académico no fue suficiente, así que le exigieron que consiguiera más efectivo. El docente llamó a su asistente en su consultorio para que hiciera otro movimiento bancario.

El trabajador notó nerviosismo en la voz de Ricardo Juan García Cavazos y supo que las cosas no estaban bien. Demoró lo más que pudo la llamada hasta que finalmente le dijo que no tenía los datos adecuados para realizar la transacción.

Tras la negativa del asistente, el médico finalizó la llamada y no volvió a comunicarse con sus conocidos por más de tres horas.

Los captores lo llevaron a su domicilio ubicado en la colonia Nápoles, en la alcaldía Benito Juárez, muy cerca del edificio World Trade Center, donde García Cavazos recibió la llamada de uno de sus familiares que sospechó de la conducta del médico y el nerviosismo con el que hablaba.

Así al terminar la conversación llamó a la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) y reportó lo sucedido. La Policía capitalina se dirigió hacia el domicilio y con la ayuda de un vigilante ingresaron a la privada.

Tras hacer un breve recorrido, los oficiales detectaron que movimientos inusuales y que el hombre se encontraba en peligro porque era víctima de un secuestro.

Ricardo Juan García Cavazos fue liberado después de que elementos de la (SSC) implementaron un operativo de rescate alrededor de las 21:00 horas.

Los oficiales lograron la captura de uno de los secuestradores, que se disponían a sacar del domicilio dinero en efectivo y objetos de valor.

La víctima y el detenido fueron trasladados a la Fiscalía Antisecuestros. Aquí el presunto secuestrador fue identificado como uno de los cuatro miembros del crimen que sustrajeron al académico.

La Encuesta Nacional de Victimización (Envipe) 2018 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), indicó que 81.291 mexicanos admitieron que ellos, o algún miembro de su familia, habían sido secuestrados en 2017.

Si se toma como referencia esta cifra, en ese año se habrían producido 200 secuestros al día en el país. Sin embargo, las cifras difieren. Ese año sólo se presentaron 1.387 carpetas de investigación por este delito en todo México, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Esta falta de indagaciones y de claridad en las cifras se debe a la ausencia de denuncias: en 2018 únicamente se reportó uno de cada 10 secuestros.

#A sangre fría

Liberan a taraumaras esclavizados por narcos; los ponían a cultivar droga

Las investigaciones indicaron que este campamento era buscado por las autoridades por denuncias que tuvieron desde el año pasado.

Por Redacción, 2019-07-19 13:00

México.-El viernes, la Fiscalía General de Justicia de Chihuahua dio a conocer la liberación de 21 personas que estaban secuestradas en una cueva en la región de Yoquivo, entre los límites del municipio de Ocampo y el municipio de Uruachi, en plena Sierra Tarahumara.

Según sus declaraciones, inicialmente fueron contratados para labores agrícolas, pero después fueron retenidos y eran obligados a trabajar en campos de cultivo de mariguana y amapola, por presuntos integrantes del Cartel de Sinaloa.

Muchos de ellos presentaban desnutrición.

Las investigaciones indicaron que este campamento era buscado por las autoridades por denuncias que tuvieron desde el año pasado.

Salud Ochoa, del Diario de Chihuahua, habló con uno de los hombres rescatados, quien describió cómo fue engañado, las condiciones en las que estaban y cómo, incluso, pensó en suicidarse.

Lorenzo cuenta que la noche del 25 de marzo en Cuauhtémoc, Chihuahua, vio la posibilidad de trabajo, y ahí cambió todo.

“Miré la persona ahí abordando gente para trabajar. Me ofreció el trabajo para ir a levantar un cerco a San Juanito por un mes, 250 al día. Comida y hospedaje y todo. Éramos nueve en ese grupo”, señaló Lorenzo.

Los malos tratos contra ellos comenzaron una vez llegando al terreno que trabajarían, enclavado en la Sierra Tarahumara.

Lorenzo es caballerango en Villa Juárez, Durango; estaba a punto de casarse y como cada año salió hacia Chihuahua para mejorar económicamente.

Pero ni él ni sus compañeros recibieron paga alguna.

Dice que vivían sometidos.

“Eran cuevas, todo así amontonados. 0929 Si hubiéramos tenido esta entrevista exactamente hace una semana, se desmaya, todo el mundo aquí se desmaya de lo feo que olíamos y hasta miedo dábamos”, comentó Lorenzo.

El pasado 12 de julio fue rescatado por personal de la Agencia Estatal de Investigaciones en una operación donde no hubo detenidos.

Días antes, Lorenzo confiesa que no podía más.

“Te da miedo, coraje, hambre. Llegó el momento en que pensaba matar a uno de mis compañeros para comérmelo. Intenté suicidarme dos veces. Una me quise ahorcar y otra me quise aventar de un barranco nomás que no me animé. Yo me comparaba ahí con los zombis porque en la forma que nos traían vestidos y mugrosos. Estábamos muertos en vida. Estaba mejor estar muerto, dijo Lorenzo, víctima de esclavitud.

#A sangre fría

Chapo pedía dormir más cuando estaba preso en México

La segunda parte de un video inédito atestigua al jefe del Cártel de Sinaloa solicitar a las autoridades penitenciarias más tiempo para descansar.

Por Redacción, 2019-07-19 12:10

México.- Durante sus últimos días en México, Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, reclamó que le daban muy pocas horas de sueño y que no lo dejaran salir al patio.

La segunda parte de un video inédito atestigua al jefe del Cártel de Sinaloa solicitar a las autoridades penitenciarias más tiempo para descansar.

Eduardo Guerrero Durán, experto en seguridad penitenciaria y custodio del narcotraficante que fue sentenciado a cadena perpetua en Estados Unidos, explicó que en una charla el sinaloense le pidió esos beneficios asegurando que tenía buena conducta.

La charla se lleva a cabo en la celda de “El Chapo”, con él sentado en la cama, vistiendo el uniforme color beige, sin esposas, y el funcionario de pie, ambos con expresión relajada.

Usted sabe de mi comportamiento y eso, para que le explique aquí al titular para… pues… si yo no cumplo con mi comportamiento y no cumplo con el reglamento…”

—La bronca es que te has ido (fugado) dos veces, pues –lo ataja Guerrero Durán.

—Bueno, pero eso es otra cosa –contesta Guzmán Loera.

—No, ¿cómo que otra cosa? Para eso son las medidas de seguridad.

—¡Ah, no!, la seguridad, yo no estoy diciendo que no haiga (sic) –explica el narcotraficante.

Otra queja de “El Chapo” fueron las pocas horas que duerme, asegurando que eran cuatro aunque el custodio le señala que son seis.

En el video, donde se aprecia su marcado acento sinaloense, Joaquín Guzmán Loera asegura que hay en total 14 pases de lista durante el día, el último a las 11 de la noche y el primero a las cinco de la mañana.

Ese de las 11, pues… déjemelo a las 10 porque, pues… de 11 a cinco… ¿pues pa’ cuándo me quedo dormido? ¿Qué duermo?”, explica en la grabación “El Chapo”, a quien el gobierno de Estados Unidos le adjudica una fortuna de 12 mil millones de dólares.