La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) homologó los padrones de beneficiarios de programas sociales a fin de eliminar duplicidades, eficientar el trabajo de la dependencia y focalizar sus apoyos de acuerdo a las necesidades en los hogares.

La titular de la dependencia, Rosario Robles, presentó el llamado Sistema de Focalización de Desarrollo (Sifode) que agrupa la información de aproximadamente seis millones de personas en pobreza extrema, de los cuales 4.2 millones son beneficiarios de programas sociales bajo este nuevo enfoque.

Esta base de datos será obligatoria para el diseño de nuevos programas sociales, informó Juan Carlos Lastiri, subdirector de Prospectiva, Planeación, Evaluación y Desarrollo de la Sedesol, en conferencia de prensa.

Explicó que anteriormente cada programa social de la dependencia levantaba su propio padrón de beneficiarios, por lo que atendían a personas aisladas sin tomar en cuenta otras carencias de sus hogares.

José Orozco Martínez, director general de Geoestadística y Padrones de Beneficiarios, explicó que al aplicar un cuestionario único, se puede clasificar a familias completas de acuerdo con sus principales carencias y de forma integral ofrecerles los paquetes de programas sociales.

El Sistema sirve para identificar a los hogares en situación de vulnerabilidad; focalizar los recursos de acuerdo a las carencias; definir qué programas de los tres niveles pueden aplicarse coordinadamente y finalmente monitorear las condiciones de vida de los beneficiarios.

Asimismo, resaltó, el Sifode debe ser la plataforma de un futuro Sistema Nacional de Programas Sociales que incluya programas de otras dependencias federales, estatales, municipales e incluso a la sociedad civil.

Robles Berlanga destacó que Sedesol ha convertido en líneas de políticas públicas las recomendaciones del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) y ha generado estadísticas más humanas, que consideran a la gente “con nombre y apellido”.

La titular de la Sedesol agregó que la base de datos puede expandirse paulatinamente agregando nuevas líneas y temas como la equidad de género y violencia hacia las mujeres.

Además consideró que con esta visión se ha creado una nueva cultura de desarrollo social desde el nivel municipal hasta el federal, una cultura que ha permitido alinear el esfuerzo y llegar con precisión a la población en pobreza extrema.

Con apoyo de gobiernos municipales y estatales se aplicaron más de nueve millones de cuestionarios únicos, con los que se identificó a aproximadamente seis millones de personas en pobreza extrema, de los cuales 1.2 millones son menores de edad y constituyen la población de atención prioritaria.

Es necesario resaltar que de acuerdo con información proporcionada por Sedesol hay 13 millones de personas que viven en pobreza, 7.9 millones de ellos en pobreza extrema y 6.1 millones en “pobreza extrema alimentaria”.

Robles Berlanga resaltó que actualmente los programas llegan a cuatro millones de personas y la meta para 2018 es incorporar y dar seguimiento a la población en pobreza extrema contabilizada hasta el momento con un ejercicio eficaz de los recursos.

“No se trata de incrementar los recursos sino de ejercer de manera eficaz los que se tienen”, enfatizó.

En entrevista posterior, la funcionaria federal aclaró que para crear este sistema no se gastó un peso extra de lo presupuestado a Sedesol, y adelantó que pese a que el año próximo habrá menos presupuesto en general, ningún beneficiario será dado de baja de los programas de la dependencia.