México.- El diputado Francisco Javier Ramírez Navarrete (Morena) propuso mediante una iniciativa que la Secretaría de Gobernación sea la encargada de vigilar y controlar los juegos con apuestas y sorteos, de establecer y estipular horarios de apertura y cierre de casinos, regulando así la operación adecuada de dichos lugares.

Su propuesta prevé modificaciones al primer párrafo del artículo 7 de la Ley Federal de Juegos y Sorteos, con el objetivo de que se aplique el concepto real de casino y evitar que se promuevan prácticas nocivas.

A través de un comunicado, el legislador expuso que “este tipo de lugares fomentan la cultura del ocio, debido a que los apostadores tienen la posibilidad de enriquecerse fácilmente a través del juego”.

“Ponen en riesgo económico a las familias de los apostadores y reducen su capacidad de ahorro. Además, generan problemas sociales como la inseguridad pública, drogadicción, prostitución, ludopatía, entre otros”, aseveró.

También están asociados con la falta de generación de riqueza nacional, ya que son incapaces de producir bienes y servicios, por el contrario, le restarían recursos monetarios a la economía y no generan beneficios sociales en los lugares donde se instalan u operan, afirmó.

Ramírez Navarrete explicó que en México operan actualmente 409 casinos, pero sólo cinco de las 32 entidades federativas concentran 48 por ciento de esos establecimientos: Nuevo León, Baja California, Ciudad de México, Jalisco y el Estado de México. En contraste, Oaxaca, Tlaxcala y Zacatecas son los únicos tres estados sin actividad de casas de juego autorizadas.

De acuerdo con datos del Centro de Atención de Ludopatía y Crecimiento Integral, en México, hasta el año 2013 había alrededor de 4 millones de ludópatas, y este número va en aumento, debido en gran medida a que, en la actualidad, las personas no necesariamente tienen que acudir a un casino o centro de apuestas para hacerlo, pues solamente tienen que bajar una aplicación en su celular para jugar.

Indicó que según la Encuesta Estatal de Salud y Nutrición 2015 reveló que el 58.9 por ciento de los jugadores corresponde a mujeres, mientras que el 41.1 por ciento a hombres.

Agregó que en los estados donde más se apuesta también se puede observar el mayor índice de ciudadanos que se declaran en bancarrota.