#Suave Patria

Seguridad de AMLO, endeble; dos personas burlan filtros y llegan a él

Hoy durante la conferencia, presentó a Daniel Asaf, jefe de la Ayudantía que se encarga de su seguridad, integrada por 10 hombres y 10 mujeres.

Por Redacción, 2018-12-05 18:40

México.- Hace tres días, en el Aeropuerto Internacional de Veracruz, un hombre se le acercó a Andrés Manuel López Obrador, Presidente de la República, cuando estaba por abordar su vuelo. Quería entregarle un sobre. Y poco después, durante su segunda conferencia de prensa matutina, una mujer se hizo pasar por reportera para ingresar al Salón Tesorería de Palacio Nacional. Dijo que llegó hasta el mandatario gracias a la ayuda de “amigos”. Le entregó una petición, pero se lanzó sobre él sin que los elementos de la Ayudantía pudieran detenerla.

Casi cualquiera que lo desee puede alcanzar al Presidente. Pero eso no es necesariamente una buena noticia en un país en donde la violencia ha alcanzado niveles históricos y donde los criminales se han atrevido a más, y más, y más. Apenas la semana pasada, un grupo criminal, presumiblemente el Cártel Jalisco Nueva Generación, atacó el Consulado de Estados Unidos en Guadalajara. Y poco después habría sido autor del asesinado de seis agentes de seguridad estatal, allí mismo, en Jalisco.

Los analistas en seguridad, e incluso los analistas políticos, han sugerido al ahora Presidente desde la campaña que debe aceptar una protección más estricta. Pero López Obrador lo ha rechazado. Se siente seguro, dice, aunque recorre la ciudad muy temprano con un equipo leve y aunque a veces vuela con seguridad muy ligera, en aviones comerciales.

Hoy mismo, SinEmbargo le preguntó al Presidente de la República, durante la conferencia, si ha pensado reforzar su seguridad personal debido a que ha sido fácil para cualquier persona acercarse a él e incluso ingresar hasta Palacio Nacional, como ocurrió el martes. Dijo que no. No quiere, afirma, dejar el contacto directo con la gente.

“No quiero perder la relación con los ciudadanos, con el pueblo. No quiero que me cerquen. No quiero que me impidan mantener la comunicación con los ciudadanos. Sé también que hay riesgos, pero estamos actuando de manera responsable, buscando la forma de que haya seguridad, protección, que me cuiden, y que al mismo tiempo no me separen de la gente, para que podamos tener esa comunicación”, contestó.

López Obrador reconoció que es consciente de su responsabilidad como jefe del Ejecutivo y que varias personas de su círculo personal; familiares y amigos, así como miembros de la sociedad civil le han manifestado su preocupación por su seguridad.

“Yo no siento, no percibo ninguna amenaza. En verdad creo que el que lucha por la justicia no tiene nada que temer. De todas formas, debemos de actuar con precaución por el encargo que tenemos, la responsabilidad que tenemos; ya estamos viendo este asunto. Me lo están planteando constantemente familiares, amigos, miembros de la sociedad civil, todos. Tanto por el afecto personal, como por la responsabilidad que el carácter de Estado que tiene la seguridad del Presidente, eso lo tengo muy presente”, dijo.

Entre las personas cercanas que le han manifestado su preocupación al Presidente está su esposa Beatriz Gutiérrez Müller, quien publicó el 27 de noviembre en su cuenta de Twitter que estaba “más que de acuerdo” con que López Obrador esté debidamente protegido.

“¡Más que de acuerdo! Seguiremos insistiendo en la protección del futuro presidente porque es la investidura, no la persona la que hay que cuidar y proteger”, escribió.

López Obrador rechazó los servicios del Estado Mayor Presidencial y anunció que se incorporarían a la Guardia Nacional. Hoy durante la conferencia el Presidente de México presentó a Daniel Asaf, jefe de la Ayudantía que se encarga de su seguridad, y dijo que se tratan de 10 hombres y 10 mujeres.

“Sobre la seguridad hemos informado que tenemos una Ayudantía, aquí está el jefe de ayudantes Daniel Asaf. No estaba preparado, pero se los presento. Él coordina a un grupo de 10 mujeres y 10 hombres que forman parte de la Ayudantía del Presidente. Son profesionales ingenieros, médicos, comunicólogos, de todas las profesiones que se hacen cargo de apoyarme. Ellos van a estar siempre junto a mí y también los ciudadanos en general, incluido los soldados que son pueblo uniformado. Todos me protegen y me cuidan”, dijo.

#Suave Patria

AMLO conversa por teléfono con Trump sobre migración y empleos

El canciller Ebrard acompañó al Presidente en la llamada, luego de que presentó en Marruecos una propuesta para combatir la migración.

Por Redacción, 2018-12-12 20:06

México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador habló esta mañana por teléfono con su homólogo Donald Trump.

En su cuenta de Twitter, el Presidente informó que conversó con el mandatario estadunidense sobre migración.

“En términos respetuosos y de amistad, tratamos el tema migratorio y la posibilidad de aplicar un programa conjunto para el desarrollo y la creación de empleos en Centroamérica y en nuestro país”, escribió López Obrador.

Al término de su conferencia mañanera, el Presidente dijo que tenía pactada una llamada que debía atender y que ya tenía programada.

Como en todas estas conversaciones diplomáticas el canciller Marcelo Ebrard acompañó al Presidente, luego de que ayer presentó en Marruecos la propuesta de gobierno para combatir la migración con una inversión conjunta entre Estados Unidos, México y Canadá para apoyar a los países centroamericanos.

#Suave Patria

Magistrado presume en redes lujo y frivolidad que paga con su sueldazo

Hoy el presidente del Consejo de la Judicatura Federal (CJF) ordenó “iniciar una indagatoria” sobre un magistrado de Circuito adscrito al estado de Veracruz.

Por Redacción, 2018-12-12 19:32

México.- Autos deportivos descapotables, un porta Rolex con cinco utensilios suntuarios, una lujosa oficina repleta con cajas y cajas de finos puros y habanos, así se presenta en sus redes sociales el magistrado federal Alfonso Eduardo Serrano Ruiz, adscrito al Tercer Tribunal Unitario del Séptimo Circuito con Sede en Veracruz.

Los cibernaturas ya lo bautizaron como #LordMinistro y en respuesta, Serrano Ruiz ya borró sus cuentas de twitter: @dadyserrano y también su perfil en Instagram: @The_cigar_magistrate.

ministro Magistrado presume en redes lujo y frivolidad que paga con su sueldazo

A raíz de la explotación en redes sociales de #LordMinistro, hoy el presidente del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), ministro Luis María Aguilar Morales, ordenó a la Unidad General de Investigación de Responsabilidades Administrativas “iniciar una indagatoria” sobre un magistrado de Circuito adscrito al estado de Veracruz.

“Para que se permita esclarecer la consistencia de sus ingresos y su situación patrimonial, luego de que se hiciera pública información en diversos medios de comunicación sobre su modo de vida”.

Serrano Ruiz, magistrado veracruzano cuya actividad política y en la función pública es de bajo perfil, explotaba su ego en redes sociales, siempre posando con lujos. En Twitter incluso se hacía llamar “dady” (papi) y desde ahí, posaba con autos descapotables viendo a la cámara, rodeado de lujo.

Usuarios de redes sociales exhibieron fotografías del magistrado Alfonso Eduardo Serrano Ruiz portando relojes Rolex, fumando puros y conduciendo automóviles de lujo, montando portentosas motocicletas deportivas en el conjunto habitacional Monte Magno en Xalapa, y en todas sus fotos, siempre con un habano en la mano o en la boca.

La difusión de estas imágenes de Serrano Ruiz ocurre en medio de la controversia por la Ley de Remuneraciones, en la que los ministros del Poder Judicial de la Federación exigen seguir con sus dietas estratosféricas de 600 mil pesos mensuales, mientras los magistrados pugnan por seguir con nóminas globales de 300 mil.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha planteado como tope máximo para un servidor público un salario de cien mil pesos.

En redes sociales, las críticas, insultos y mentadas de madre para Alfonso Eduardo Serrano no se hicieron esperar.

Serrano Magistrado TN Magistrado presume en redes lujo y frivolidad que paga con su sueldazo

#Al instante

Parque Jurásico sigue en pie: 43% de sindicatos pertenece al PRI

Por Redacción, 2018-12-12 18:45

Ciudad de México, 11 de diciembre (SinEmbargo).- “En México, no son más de 10 familias las que controlan cerca del 60 por ciento de los registros sindicales”, dijo la doctora María Xelhuantzi López de la UNAM. Hasta este año, corroboran los datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), el 43 por ciento de los sindicatos de trabajadores estaba concentrado en tres centrales obrerasligadas al priismo histórico: CTM, CROC y CROM.

Nombres como los de Rodolfo Gerardo González Guzmán (CROM), Carlos Aceves del Olmo (CTM), Roberto y Sergio Mendoza León (CROC), salen a relucir cuando hablamos de tres de las más poderosas confederaciones sindicales que existen en México:

La Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM), que data de 1918 y que fue la primera organización en su tipo a nivel nacional; la Confederación de Trabajadores de México (CTM), fundada en 1936 para representar a la estructura obrera, sobre todo aquella ligada al Partido Revolucionario Institucional (PRI); y la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), que fue creada en 1952 para defender a los trabajadores y que, a lo largo de los años, fortaleció la base popular del PRI.

En la actualidad, la CTM (776), la CROC (416) y la CROM (341) son las centrales obreras con más organizaciones afiliadas a nivel nacional. De ese modo, dos de cada cinco sindicatos de trabajadores registrados ante la STPS (1 mil 533 de 3 mil 579) están ligados a ellas.

La concentración de sindicatos en este tipo de estructuras corporativistas, además de evidenciar la falta de competencia sindical en el país, devela la función del sindicalismo como “instrumento de control político”, y también, “para el enriquecimiento de los dirigentes”, explicó a SinEmbargo la doctora María Xelhuantzi López, investigadora del Centro de Estudios Políticos (CEP) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Estos grupos, que nacieron como brazos políticos del PRI y que hasta la fecha operan como centrales electorales para ciertos grupos de interés, se fueron rompiendo a lo largo de los años para generar otras centrales de trabajadores como la Confederación Revolucionaria de Trabajadores y la Confederación de Trabajadores y Campesinos.

El proceso de rompimiento, confirmó Xelhuantzi, “fue al amparo del poder. No fueron pleitos entre ellos sino que fueron alentados por el propio Gobierno; sobre todo después de la muerte de Fidel Velázquez –líder y fundador de la CTM– en 1997”.

Con la escisión, no sólo se buscó controlar a los jerarcas sindicales y a las bases obreras y trabajadoras. El interés fundamental del control de los sindicatos por parte del Gobierno mexicano siempre fue “mantener los salarios bajos y que no hubiera negociación colectiva. Porque cuando no hay sindicatos, no hay negociación y, consecuentemente, los salarios nunca suben”. Es un ardid “a favor de las empresas [o grupos fácticos] cuyo efecto secundario fueron los cacicazgos”, abundó.

En México, en los últimos 18 años, el salario mínimo se duplicó al pasar de 37.90 pesos diarios en 2000, a 88.36 pesos diarios en 2018. Esto es un aumento promedio anual de 2.80 pesos, o bien, 5.3 por ciento de crecimiento promedio anual, cantidad apenas superior al promedio anual de la inflación de los últimos tres sexenios (5 por ciento), lo que implica una estancada capacidad del poder adquisitivo de los trabajadores mexicanos.

El 1 de mayo de 2018, por ejemplo, el entonces Senador priista Isaías González Cuevas, secretario general de la CROC, aseguró que no existían posibilidades de dar a los trabajadores un aumento salarial, debido a las condiciones políticas y económicas por las que atraviesa el país.

Al conmemorar el Día Internacional del Trabajo, González explicó que aunque la central sindical que representa no se opone a mejorar las condiciones salariales de los trabajadores, empero, debían “actuar con responsabilidad” y considerar que el 85 por ciento de los negocios que generan empleo a nivel nacional son micro y pequeñas empresas que enfrentan “dificultades económicas”, por lo cual, un aumento salarial implicaría eventuales despidos.

Por contrario, manifestó que el sector privado requiere de “certidumbre y seguridad para mantener su capital en nuestra nación y lo que tenemos que hacer es crear las condiciones para que sigan invirtiendo sus recursos”.

En México, existen 49 organizaciones sindicales que aglutinan al 58 por ciento de todos los sindicatos laborales registrados ante la STPS. El resto (42 por ciento) está compuesto por sindicatos “independientes”.

Después de la CTM, CROC y CROM, las organizaciones con más sindicatos integrados son la Confederación Obrera Revolucionaria (67), la Confederación de Trabajadores y Campesinos (49), la Confederación General del Trabajo (40), así como el Congreso del Trabajo y la Federación Nacional del Ramo Textil y Otras Industrias (con 35 cada una).

Si descartamos a los 1 mil 501 sindicatos independientes, es decir, a los que no tienen afiliación a ninguna federación o confederación, la CTM, CROC y CROM acaparan el 74 por ciento de los sindicatos (2 mil 078) en manos de alguna organización.

Esta situación es aún más preocupante si consideramos que, el viernes 7 de diciembre de este año, la CTM y la CROC fueron expulsadas de la Confederación Sindical Internacional (CSI) por promover los contratos de protección patronal en México, situación que obstaculiza la libertad y la democracia sindicales.

“Dichas organizaciones corporativas –recriminó la CSI– continúan realizando acciones contrarias a los principios y valores de los trabajadores”.

En el marco de una crisis sindical en México, el 9 de diciembre pasado, el Presidente Andrés Manuel López Obrador externó que “ya no van a haber sindicatos apoyados, respaldados por el Gobierno. Ahora, los líderes van a ser nombrados en elecciones democráticas por los trabajadores” con “voto libre y secreto”.