Desde hace seis meses los habitantes del poblado Garrapatas en la zona rural de Acapulco no tienen agua potable, y desde hace casi dos meses han hecho peticiones al alcalde Luis Uruñuela Fey pero sólo les hacen promesas que nunca cumplen; lo mismo ocurrió ayer cuando una representación de esa comunidad acudió en busca del alcalde suplemente, pero luego dos horas de espera les dijeron que no podría atenderlos y en su lugar los recibió un funcionario menor de nombre Armando Ventura que tampoco les dio una respuesta satisfactoria.

Leonardo Valente Encarnación, representante de los habitantes de esa comunidad denunció la falta de agua potable y la nula respuesta de las autoridades municipales. Junto a otros vecinos de esa localidad acudieron al Palacio Municipal para tratar de exponerle su caso al alcalde pero no los recibió. Varias horas más tarde, luego de una entrevista infructuosa con Armando Ventura, funcionario menor de la alcaldía, regresaron otra vez sin solución a su poblado a esperar sin esperanza el agua potable.