Villahermosa, la capital tabasqueña, fue sellada este martes 22 con 15 dispositivos policiacos de revisión para inhibir la movilidad, vigilar que se aplique el decreto del uso obligatorio de cubrebocas, que en el transporte público sólo viaje el 50 por ciento de su capacidad y en el privado, dos personas.

En varios puntos de vigilancia como los de la ranchería Río Viejo y Villa Parrilla, los vehículos hacen “cola” hasta por tres kilómetros.

El secretario de la SSPC, Hernán Bermúdez Requena, señaló que a través de recorridos a pie, patrullajes y puestos de control, elementos de esa dependencia vigilarán el respeto al decreto publicado en el Periódico Oficial del Estado, con el objetivo de reducir la movilidad y contener la propagación del coronavirus.

El “sellamiento” de la capital tabasqueña tiene el objetivo de evitar la creciente propagación y el contagio de la enfermedad, y desde luego la pérdida de vidas humanas, de acuerdo al artículo Décimo Cuarto del Decreto Oficial COVID-19, emitido con fecha 21 de abril.

Estos puestos de ayuda y auxilio, en los que participan 55 agentes policiales, estarán ubicados en diversos puntos periféricos de Villahermosa que comunican con Frontera, Macuspana, Teapa y Cárdenas.

También habrá filtros de seguridad en los tramos periféricos del Arco Noroeste, Bosque de Saloya y Soriana San Joaquín, como en las carreteras que comunican con las zonas de La Isla, Río Viejo, Ixtacomitán, Torno Largo y en la de Villahermosa-Nacajuca.

Adicionalmente, en el interior de la ciudad serán puestos en operación puntos de vigilancia en la avenida Gregorio Méndez, esquina con Mario Brown; en la avenida Paseo Usumacinta, en el cruce con la avenida 27 de Febrero; en el boulevar Adolfo Ruiz Cortines; en la avenida Universidad; y en Paseo Tabasco, en el tramo con 27 de Febrero.

La SSPC montará además operativos de inspección en la avenida Paseo Tabasco, esquina con el circuito interior Carlos Pellicer Cámara, y en la avenida 16 de Septiembre, en el tramo con periférico.