Acapulco, Guerrero.- La presidenta de Acapulco, Adela román Ocampo, descartó que la renuncia de Gerardo Rosas Azamar a la Secretaría de Seguridad Pública tenga que ver con la inseguridad que se vive en el puerto.

“Se quedará provisionalmente un capitán de la Sedena, en espera del relevo, que seguramente será un oficial de la Semar”, señaló la alcaldesa.

Aclaró que “Rosas Azamar tiene otras tareas que desempeñar en la institución de la que proviene, no tiene que ver con el contexto que se vive en el puerto”.

Román Ocampo esperará propuestas de la federación y del gobierno estatal, siempre y cuando cumplan con la promesa del presidente Andrés Manuel López Obrador de que las zonas marítimas deben ser vigiladas por la Semar, por lo que el titular de la SSP deberá provenir de la Armada de México y con experiencia en el cargo.

Ante un posible repunte de la violencia por este reacomodo, la presidenta afirmó que los cargos públicos son de paso, pero los programas y las dependencias son permanentes.