México.- En julio de 2018, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) avaló un proyecto hotelero de la empresa Promotora Ecotur y Grupo Posadas, en la playa de Chemuyil, dentro del municipio de Tulum, en Quintana Roo, y lo hizo pese a las advertencias de expertos y ambientalistas que alertaron un riesgo para las distintas especies de tortuga marina que anidan en la zona.

Al menos cinco organizaciones ambientalistas, el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), y el Instituto de Ingeniería de la UNAM advirtieron que la obra, ubicada a un costado de la Reserva de la Biósfera Xcacel-Xcacelito, se hacía en entorno vulnerable, sin embargo la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) consideró que el proyecto no violaba ninguna norma y no afectaba a la especie.

El pasado 7 de julio, casi un año después, ya se reportaron casos de tortugas lesionadas por las obras.

La asociación ecologista Gema del Mayab denunció que Grupo Posadas hizo una zanja de 50 metros de largo por cuatro de profundidad alrededor de la zona, por lo que la tortuga sube a la duna para desovar y cae al barranco que se construyó con maquinaria.

“Hemos documentado dos (casos de tortugas lastimadas) no sabemos cuántas más han caído porque no es una zona accesible. El problema que tenemos ahora es que metieron una reja, peor que el precipicio porque si sube la tortuga y mete su aleta en esos hoyos se va a lastimar más… hay que detener el proyecto por principio precautorio, lo que estamos buscando son los instrumentos jurídicos para obtener la revocación”, explicó en entrevista Aracely Domínguez, presidenta de Gema del Mayab

Considera que la autorización del proyecto en 2018 se hizo con errores y basada en información falsa.

Insiste en que habrá un impacto en la reserva, la cual, asegura, es la zona de anidación de tortuga marina más importante del Atlántico, pues llegan las especies carey, caguama, verde, blanca, entre otras.

Animal Político buscó a Semarnat para saber si habrá una revisión en el permiso de la obra. La dependencia respondió que revisará el caso.

En un comunicado el Fideicomiso Chemuyil aseguró que “el proyecto autorizado por la SEMARNAT, a través del fallo favorable sobre la Manifestación de Impacto Ambiental, cumple con la normatividad vigente y la preservación del entorno natural”.