México.- Los municipios duranguenses del Triángulo Dorado, donde históricamente se han producido cultivos de mariguana y amapola, son beneficiarios del programa Sembrando Vida, pero expertos dudan que el plan de la Administración de Andrés Manuel López Obrador desaliente el cambio a cultivos legales.

Los especialistas consultados dudan que los campesinos que aceptaron el apoyo del Gobierno federal estuvieran relacionados con el narcotráfico.

“Los delincuentes son los que controlan territorios y decir que ahora un agricultor siembra manzanas en vez que mariguana a mí me parece muy ingenuo”, consideró Francisco Rivas, director de Observatorio Nacional Ciudadano. “No es que mañana le digas al narco: ‘Qué crees, ya no voy a sembrar porque ya me trajeron arbolitos’. Me parece que no conocen cómo operan los cárteles en esas regiones”.

El doctor en Política Pública del Colegio de la Frontera Norte, Andrés Sumano, insistió en que el programa es “demasiado simplista”.

“Son ejidatarios cuyos cultivos legales o normales enfrentaban una situación mala y aceptaron el ingreso del Gobierno, pero ni ellos ni sus tierras cambiaron la mariguana por las frutas”, consideró.

En ocho municipios duranguenses, que suman 4 mil 927 beneficiarios de Sembrando Vida, existe presencia del cártel de Sinaloa o bandas afines que siembran mariguana y amapola, además de operar laboratorios de opioides y metanfetaminas.

Uno de ellos es Topia, donde están registrados en el programa federal 182 ejidatarios de los 583 que según la Secretaría de Agricultura se dedicaban al campo en 2016. La secretaria del Bienestar, María Luisa Albores, dijo el pasado 9 de octubre tras visitar ese lugar que la gente le informó que donde todo eran sembradíos de enervantes, ahora 90% siembra frutas o verduras.

“Las señoras nos agradecían porque ahora sus esposos pueden llevar a sus hijos a la siembra y enseñarles en qué trabajan”, afirmó.

En Tamazula, municipio que se encuentra en el corazón del Triángulo Dorado y que es aledaño a Badiraguato, Sinaloa –tierra de Joaquín “El Chapo” Guzmán–, reciben el apoyo mil 313 ejidatarios, de los 2 mil 261 que en 2016 recibían otro subsidio.

En la lista de municipios beneficiados no está Guanaceví, colindante con Guadalupe y Calvo, y donde frecuentemente se registran decomisos de droga.