México.- Son más de 8 mil cuerpos sin identificar en los servicios medico forenses (Semefos) del país, están en planchas, refrigeradores, contenedores.

La anterior es apenas una de las cifras que evidencian la crisis en materia forense que se vive en México debido al incremento en los últimos años de las personas desaparecidas y fallecidas que ingresan a estos espacios  y que hoy reconocen las autoridades federales.

De 2006 a 2017 se acumularon 37,443 cadáveres sobre los que no hay claridad respecto a si se les practicó una necropsia, se detectaron 2,190 fosas clandestinas de las que se exhumaron 3,169 cuerpos y en los Semefos de las entidades federativas se identificaron a menos del 20% de los fallecidos que ingresaron cada mes.

“No solamente se incrementó el número de personas desaparecidas y personas fallecidas, sino que el incremento significativo de los homicidios en el país a partir del año 2007 superó con mucho la capacidad de los servicios forenses para atender la magnitud y la complejidad para garantizar la identificación y el trato digno de los cuerpos que se encontraron”, afirmó Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración adscrita a la Secretaría de Gobernación.

Pero las cifras corresponden a los cadáveres que se pueden contar, también están aquellos de los que no hay rastro debido a que durante los últimos años se implementó la práctica de inhumar cuerpos en fosas comunes sin antes practicar una necropsia o identificarlos, todo bajo el argumento de la sobrecarga que ya presentaban los servicios forenses a nivel nacional.

“Esto ha conducido a una muy profunda crisis forense que requerimos enfrentar con toda firmeza en estos momentos”, señaló Encinas durante la presentación del Informe del Sistema Nacional de Búsqueda en presencia de alrededor de 200 familiares de personas desaparecidas en el país.

Como parte de un estudio elaborado el gobierno federal detecto que no hay infraestructura adecuada y suficiente para el desarrollo de pruebas periciales, hay escasez de personal especializado, recursos limitados que impiden la operación efectiva de las especialidades forenses, falta de criterios homologados para la conservación de cadáveres, desconocimiento de la normatividad e insuficiencia de cementerios forenses.

En ese sentido, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador se comprometió a instalar cinco Institutos Regionales Forenses y construir 15 cementerios forenses tarea  para lo que se erogarán 150 millones de pesos.

Asimismo se integrará un equipo de especialistas forenses con expertos nacionales e internacionales y la adquisición de dispositivos para la identificación dactilar en los Semefos y la homologación de identificadores genéticos.

Además se anunció la integración de la Ley en Materia Forense y la Ley de Identificación Humana en la que participaran expertos en materia forense, servicios periciales, entre otros.