México.- Prácticamente por unanimidad, con 120 votos a favor, cero en contra y dos abstenciones, el Senado aprobó en lo general la legislación secundaria que regula la reforma constitucional de 2017 en materia laboral, con la cual se pretende garantizar la justicia laboral, la democracia sindical y la negociación colectiva.

Desde tribuna, la oposición coincidió en que es una reforma inacabada y en la que hay temas que resolver como el outsourcing, desaparecer el salario mínimo y garantizar ingresos suficientes para la clase trabajadora, asegurar que las trabajadoras del hogar gocen de los mismos derechos de un asalariado y otro tipo de prestaciones; tras lo cual, presentó más de medio centenar de reservas al articulado.

"Con 120 votos a favor, 0 en contra y 2 abstenciones se aprueba en lo general y los artículos no reservados del dictamen de #ReformaLaboral relativo a justicia laboral y libertad sindical".

Sin embargo, Morena replicó que con esta reforma se acaba con ese sindicalismo charro que tanto ha afectado a los trabajadores y al desarrollo del país, al sostener Pedro Moreno Haces que “la clases trabajadora se quita los grilletes. Vendrá un nuevo amanecer para los que se parte el lomo todos los días para que su familia pueda vivir mejor”.