Ciudad de México.- El pleno del Senado de la República aún no se pone de acuerdo sobre el método para restituir o destituir de forma definitiva a Santiago Nieto Castillo, como titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade).

Esto luego de que la semana pasada, el encargado de despacho de la Procuraduría General de la República (PGR), Alberto Elías Beltrán, rescindiera al fiscal de su cargo por supuestamente "violar" el código de ética de la institución.

Se preveía que el asunto de la restitución o destitución definitiva de Santiago Nieto como fiscal electoral se discutiera en la sesión convocada para este miércoles. Sin embargo, el encuentro solamente duró unos minutos por falta de quórum.

Según informó la propia Cámara alta a través de su cuenta de la red social Twitter, los legisladores fueron convocados nuevamente a otra sesión que se llevará a cabo mañana jueves, a las 11 horas.

Ayer, en la Junta de Coordinación Política (Jucopo), EL Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Verde Ecologista Mexicano (PVEM) plantearon que los senadores voten en secreto, mediante cédula depositada en una urna, si están a favor de que Nieto haya sido removido o no.

Mientras que las bancadas del bloque opositor, el Partido Acción Nacional (PAN), el de la Revolución Democrática (PRD), así como el del Trabajo (PT) y el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), pugnan que sea una votación en el tablero público, y por ello, tomaron la tribuna de la Cámara alta, en protesta.

Ambos mecanismos fueron propuestos ante el escenario de una cerrada votación, en el que la oposición podría conseguir una mayoría de 65 votos, frente a 63 del PRI y sus aliados. Además de los 5 sufragios que pueden emitir los senadores sin partido.

Hace 32 meses, el Senado eligió a Nieto Castillo, como titular de la Fepade a través de una votación nominal, en tablero electrónico, que permitió conocer públicamente el sentido del voto de los 98 legisladores que participaron en la decisión.

El 19 de febrero del 2015, ningún senador se opuso a que la votación fuera pública, por lo que el respaldo al funcionario quedó plasmado en el Diario de los Debates, con 97 votos a favor y una abstención de la finada senadora del Partido Nueva Alianza (Panal), Mónica Arriola Gordillo.

Del total de sufragios emitidos, 45 correspondieron a senadores del PRI y del Verde Ecologista de México, quienes ahora se niegan a que la votación sobre la restitución o remoción de Nieto en la Fiscalía sea pública.

Los coordinadores de ambos grupos parlamentarios argumentaron que, en caso de hacer público el voto de los legisladores, estarían en riesgo de sufrir represalias a futuro.

"Está muy claro, si alguien vota en contra de que se vaya o se quede, pregunto, ¿no habrá represalias, creen que va a actuar imparcialmente? Queremos evitar eso", aseveró el coordinador priista, Emilio Gamboa Patrón.

"Sí pondríamos en un riesgo de vulnerabilidad a muchas compañeras y compañeros que están pensando participar en el próximo proceso electoral [...] que lo reinstalemos y ellos hayan pensado que no se tenía que reinstalar, podría existir", señaló, por su parte, el coordinador del Verde, Carlos Alberto Puente Salas.

El propio presidente del Senado, Ernesto Cordero Arroyo, defendió la votación cedular, con sufragio secreto, con el argumento de que ese método ha sido usado para la elección de "personas" que aspiran a diversos cargos.

Por su parte, la senadora de Morena, Layda Sansores San Román, denunció que la compra de legisladores a manos del PRI se lleva a cabo por adelantado, a través de la entrega de prebendas, como posiciones y recursos.

"El PRI es muy elegante, paga por adelantado. Quienes hoy votan a su lado, perteneciendo a otros partidos políticos, ya recibieron prebendas, ya fueron prostituidos", aseveró la legisladora por Campeche.

Ayer se conoció un documento interno de la bancada del PRI en el Senado, en el que el instituto político está lista para respaldar la remoción de Santiago Nieto como Fiscal Especializado para la Atención de Delitos Electorales.

"¿Cómo va a votar el PRI? Consideramos que si el señor Nieto violó la ley, no debe permanecer al frente de la institución", señalaron los senadores en el texto, en el que destacan que el Fiscal tiene que ser un personaje apegado a la legalidad y la imparcialidad.

Por su parte, el ex fiscal Santiago nieto, aseguró este miércoles que no debió ser removido de su cargo, ya que dijo, "no violó el código de ética, ni mintió, ni vulneró" ninguna disposición de carácter legal.

“En este momento yo no sé qué se me imputa, en virtud de que el escrito del señor subprocurador Alberto Elías, al que le tengo respeto, aprecio, no señala bajo ninguna circunstancia cuáles son las motivaciones para la separación del cargo, intuyo que tuvo que ver con alguna entrevista", dijo el ex titular de la Fepade.

Nieto Castillo se refería a la entrevista que ofreció al diario Reforma sobre la investigación del caso Emilio Lozoya Austin y la constructora brasileña Odebrecht, en la que se señala que fue presionado por el extitular de Petróleos Mexicanos (Pemex) para que se declarara inocente de presuntos sobornos por millones de dólares.

"Quiero decir que yo no violé ningún código de ética, no mentí y no vulneré ninguna disposición de carácter legal y es lo que yo defenderé ante el Senado de la República". Además, el ex fiscal consideró que la votación en la Cámara Alta sobre su remoción debe ser abierta, pero "esa es una decisión que le corresponde al Senado de la República", dijo en entrevista con el periodista Carlos Loret de Mola Álvarez, en la cadena Televisa.

"Yo esperaré la votación que dé el Senado de la República porque soy un hombre de leyes, de instituciones [mi deseo] es que se cumpla la Constitución y que se vote en el sentido que sea [...] soy un hombre de instituciones, soy un hombre de leyes y lo que hago es ajustarme al mandato del Estado constitucional de derecho", señaló Nieto Castillo..

El ex fiscal señaló que hubo una conversación con el encargado de despacho de la PGR, Alberto Elías, en la que él le notificó su remoción y en la que "tuvimos un intercambio de opiniones jurídicas respecto a la procedencia o no de la misma, yo le dije que respetaba su opinión pero que no la compartía, y le di mis argumentos jurídicos respecto a lo que él estaba planteando".

Nieto sostuvo que los argumentos para la separación del cargo "son genéricos, vagos, respecto a que hice pública información de ciertas investigaciones que podían violentar el debido proceso y la presunción de inocencia".

-Con información de Proceso, Expansión y Reforma.