México.- La Secretaría de Energía (Sener) hizo oficiales una serie de cambios a la legislación en materia de energías limpias que han sido criticadas por el sector privado. Las críticas residen en que la aplicación de estos cambios sólo beneficiarán a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y pueden inhibir la expansión de las energías renovables en México.

La dependencia que está a cargo de Rocío Nahle logró que el gobierno le permitiera publicar las modificaciones a las reglas sobre los Certificados de Energías Limpias (CEL), las que fueron publicadas este lunes en el Diario Oficial de la Federación.

Los cambios permitirán que CFE pueda considerar las centrales de energías limpias como sus hidroeléctricas o la nuclear de Laguna Verde como candidatas para obtener estos certificados, una obligación impuesta derivada de la Reforma Energética y la Ley de Transición Energética aprobadas en el sexenio pasado. Estas centrales se habían descartado para conseguir los CELs debido a que la intención era impulsar la inversión en nuevas centrales limpias, y que sólo éstas pudieran tener derecho a adquirirlos.

La Sener considera que esta limitante era injusta, por lo que decidió realizar la modificación con el fin específico de beneficiar a CFE.

La dependencia recibió el aval de la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer) para evitar un proceso más largo y meticuloso sobre el impacto de estos cambios, a pesar de las más de 60 opiniones que pidieron a este organismo abrir el debate, debido a que veían claros riesgos de desincentivar nuevas inversiones, y provocar daños a las firmas que ya habían invertido en nuevas plantas solares y eólicas, en su mayoría, tras la Reforma Energética.

La Conamer dio la razón a Sener el viernes pasado, y este lunes las modificaciones aparecieron en el Diario Oficial de la Federación.

Por otra parte, la Agencia Internacional de Energía (IEA por sus siglas en inglés) redujo en cerca de cuatro puntos porcentuales el ritmo de expansión de las energías renovables en México hacia 2024, y estima que las licitaciones se reanudarán hasta 2021.

La suspensión de las subastas de largo plazo que durante el pasado sexenio permitieron la rápida expansión de centrales solares y eólicas, ha generado incertidumbre sobe el futuro de estas tecnologías en México.

"La proyección ha sido revisada ligeramente a la baja, debido a que el nuevo gobierno suspendió las subastas de certificados de energías limpios (CEL) en 2019 para revisarlas. Como consecuencia, la capacidad solar y eólica se expandirán más lentamente en 2021 y 2022", dice la IEA en su estudio Renovables 2019: análisis y proyecciones a 2024.

La administración de Andrés Manuel López Obrador decidió suspender las subastas al considerar que debían revisarse los mecanismos que durante el sexenio pasado habían permitido comprometer cerca de 8,600 millones de dólares de las tres subastas de largo plazo, en su mayoría solar y eólica.

La Secretaría de Energía, a cargo de Rocío Nahle, había esbozado su intención por retomar este mecanismo, pero con cambios.

La Agencia espera que las licitaciones se retomen en 2021, con el fin de que el crecimiento repunte entre 2023 y 2024. Pero el avance de las renovables pudiera acelerarse si el gobierno clarifica sus políticas el siguiente año, y pudiera expandirse hasta 21% anual, dice la IEA.