México.-El joven de 19 años quien se declaro culpable del homicidio de su hija  fue sentenciado a 27 años y seis meses de prisión.

Esteban Vargas Cuautle, de 19 años de edad, padre de la recién nacida supuestamente robada en San Pedro Cholula, confesó que la mató porque no quería hacerse cargo de ella. El joven abandonó el cuerpo de Valentina, quien solo tenía 20 días de nacida, atrás del basurero de Calpan en este municipio.

El Observatorio Ciudadano de Derechos Sexuales y Reproductivos calificó el crimen como un feminicidio, en caso de que las autoridades decidan investigarlo como tal, sería el número 27 cometido en Puebla en lo que va de 2016.

El 12 de abril del 2016 fue denunciado el supuesto robo de la niña Valentina, de apenas 20 días de nacida, en San Pedro Cholula, Puebla. Sin embargo, su padre, Esteban confesó mas tarde que la mató porque no quería hacerse cargo de ella.

El 12 de abril, al salir de la clínica 2 del IMSS en este municipio, el joven llamó “desesperado” a las autoridades para denunciar que le habían arrebatado a su hija.

De acuerdo al reporte que Esteban dio inicialmente “los delincuentes habrían huido en un automóvil tipo Tsuru color negro, con vidrios polarizados y sin placas”. Pero un boletín enviado por el Ayuntamiento de San Pedro Cholula se aclaró que las autoridades recorrieron las calles con el padre abordo de la patrulla para intentar hacer una reconstrucción de los hechos.

Esteban cayó en contradicciones hasta que confesó que él había matado a la menor, asfixiándola hasta que perdió el conocimiento y luego tiró su cadáver.