Un residente de Albuquerque, Nuevo México, fue sentenciado a tres años de libertad condicional, tras declararse culpable de dar documentos falsos a inmigrantes indocumentados para que tramitaran licencias de conducir en el estado.

El Departamento de Impuestos e Ingresos de Nuevo México informó que Eduardo Chávez, de 34 años, se declaró culpable de falsificación y posesión de una licencia alterada, falsificada o ficticia, ambos delitos graves y fue sentenciado la víspera por la juez estatal Alisa Hadfield, a tres años de libertad condicional supervisada.

Chávez, arrestado por agentes de la Patrulla Fronteriza en noviembre pasado, vendió por un total de mil dólares documentos fraudulentos que acreditaban a los inmigrantes como residentes de Nuevo México a fin de que pudieran tramitar licencias de conducir en esa entidad.

Tres inmigrantes indocumentados mexicanos fueron también detenidos en relación con el caso.

Los tres inmigrantes identificados como Oswin Rubery Lone Pérez, Federico Pacheco Hernández y Juan P. Carillo, condujeron desde Georgia hasta Nuevo México a fin de poder obtener en forma fraudulenta una licencia de conducir.

Los documentos falsos provistos por Chávez incluían recibos de servicios de electricidad y agua a fin de poder ser usados como comprobantes de domicilio.

El caso fue investigado en forma conjunta por el Departamento de Impuestos e Ingresos de Nuevo México, la Patrulla Fronteriza y la Policía Estatal de Nuevo México.

De acuerdo con el Centro Nacional de Leyes de Inmigración, Nuevo Mexico es actualmente una de las 12 entidades estadunidenses, además del Distrito de Columbia, que permiten a inmigrantes indocumentados el obtener licencias de conducir.