México.- Las víctimas del ataque armado durante una fiesta en Minatitlán, que dejó 13 muertos, entre ellos un niño de un año, han comenzado a ser sepultadas.

La mayoría de los cuerpos serán enterrados en el cementerio municipal de la colonia Hidalgo. Los sepelios iniciaron con una misa de cuerpo presente del trabajador petrolero Juan René López Velázquez.

Frente a la Iglesia Cristo Rey se colocaron sillas y lonas para recibir a los asistentes a los diferentes sepelios.

El multihomicidio ocurrió este viernes, en el salón de fiestas La Potra, ubicado en la colonia Obrera.

Familiares del menor identificado como Santiago y su padre César Hernández, les rendirán homenaje de cuerpo presente en el estadio de la liga menor donde el señor era mánager de la liga infantil y juvenil de beisbol.