La mañana de este miércoles, habitantes del poblado de Nejapa, municipio de Chilapa de Álvarez, despidieron y sepultaron los restos del sacerdote católico originario de Uganda, John Ssenyondo.

El religioso africano fue secuestrado, asesinado y enterrado en una fosa clandestina en Ocotitlán, Zitlala, descubierta en noviembre del 2015.

Debido a la condición en la que se encontraron los restos humanos, fue necesario realizar pruebas de ADN para confirmar la identidad del sacerdote, quien celebraba misas en la comunidad de Nejapa, ubicada a 15 minutos de la cabecera municipal de Chilapa.

Sacerdote ugandes en ChilapaTodos los habitantes de este pueblo acompañaron los restos del sacerdote, los cuales recorrieron su país de origen para posteriormente ser sepultados en la comunidad de Chilapa, a petición del pueblo y con consentimiento de autoridades eclesiásticas y de los familiares de la víctima.

Según versiones de los habitantes de Nejapa, John Ssenyondo fue levantado el 30 de abril del 2015 por un grupo armado que lo interceptó cuando salía del pueblo en su vehículo, esto luego de que el sacerdote católico se negara a bautizar al hijo de un presunto líder criminal de la zona.

Desde la entrada del poblado, hasta el panteón local, los lugareños acompañaron los restos del originario de Uganda y, mediante fotografías, recordaron la labor social que tuvo para con los habitantes del pueblo al cual sirvió durante los últimos tres años.