México. Notimex.- Francisco Ramírez, a los 15 años de edad empezó a trabajar como albañil, con lo que percibe hasta dos mil 500 pesos a la semana. Para él es un orgullo, más cuando la obra en la que laboró por ocho horas diarias quedó concluida.

En el marco de la celebración de la Santa Cruz, en las obras que se realizan en Acapulco, los albañiles festejaron su día y sobre las varillas se colocó la cruz adornada como una tradición para agradecer que tienen trabajo y no sufran accidentes durante la construcción.

Francisco junto con sus compañeros, después de las 14:00 horas abandonaron palas, picos y todas las herramientas para disfrutar de las cervezas bien frías y degustar una barbacoa de chivo y posteriormente seguir la celebración al ritmo de la música interpretada por el grupo Sergio Castro y sus parientes.

El joven Francisco relató, en entrevista, que desde los 15 años labora en este oficio, el cual se siente orgulloso, pues aseguró que ser albañil es una pieza importante en la industria de la construcción.

A pesar de ser un trabajo cansado, Francisco realiza de todo desde aplanar las paredes, realizar mezcla, cargar tabiques o bultos de cemento, colocar cimbra o lo que le asignen.

Dice que como albañil se tiene que aprender de todo y por ocho horas diarias, a la semana gana de dos mil a dos mil 500 pesos, dependiendo del “patrón” que le toque.

Jorge Gómez, es otro albañil joven que a la edad de 15 años dejó de estudiar la secundaria para trabajar de albañil. El también se siente orgullo de su oficio e inició como ayudante pero su especialidad es aplanar las paredes.

“Es un orgullo ver que en la obra que se terminó yo estuve ahí aplanando las paredes", dijo.

Durante el trabajo, Jorge se divierte y le gusta la convivencia que se hace con compañeros y más a la hora de la comida, porque se hace un buffet al probar de lo que cada uno trae para comer.