Ciudad de México.-Muchos no lo sabrán, pero aparte de serpientes que reptan por el suelo, también hay algunas subespecies de este animal que 'vuelan'. Una de ellas es la Chrysopelea paradisi y ahora los científicos han logrado desvelar cómo lo hace.

La Chrysopelea paradisi es una serpiente arborícola de la familia Colubridae, propia del sudeste asiático, que es capaz de planear y hacer giros en el aire para desplazarse entre árboles. Ahora, investigadores de la Universidad Tecnológica de Virginia (Estados Unidos) han publicado un nuevo estudio que desvela la manera en la que lo consiguen.

Las serpientes hacen un movimiento ondulatorio al desplazarse por la tierra y esta Chrysopelea paradisi repite el mismo patrón al moverse por el aire, y los investigadores tenían curiosidad por saber por qué lo hacían.

Un asunto de física

"No es estrictamente necesario ondularse para caer, así que eso lleva a la pregunta 'bueno, entonces por qué se ondulan'", explica a CNN Isaac Yeaton, uno de los autores de la investigación.

Una hipótesis que se había contemplado era que se trataba de un patrón motor básico para las serpientes construido a lo largo de millones de años, pero Yeaton sostiene que ahora entienden que la ondulación estabiliza el planeo y evita que la serpiente caiga, además de permitirles cubrir más distancia horizontal.

En su estudio, publicado en la revista científica 'Nature', Yeaton y sus colegas explican que para mantenerse en el aire, la forma del cuerpo de las serpientes cambia continuamente a medida que las ondas horizontales y verticales se mueven a través de ellas.

Para demostrarlo, los científicos llevaron a cabo experimentos en interiores con serpientes vivas y desarrollaron un modelo por ordenador que simulaba el vuelo de la serpiente con y sin ondulación.

Tras sus análisis, pudieron demostrar que sin ondulaciones las serpientes solo eran capaces de desplazarse una corta distancia, mientras que con la ondulación en las simulaciones de vuelo, se detectó mayor estabilidad, lo que supone que dicha ondulación no es solo un modo de impulso, sino también se usa para mejorar la estabilidad.

Más secretos que descubrir

El próximo paso es observar a las serpientes saltando desde los árboles, o planeando, en el exterior, analizando cómo logran la elevación y cómo giran en el aire. Esta información puede servir de base para ayudar en el diseño de nuevos robots voladores, que puedan usar este método de las serpientes para volar y planear.

Yeaton señala que las serpientes son "organismos que generan preguntas" y que hay muchos más misterios por resolver sobre ellos, algo que puede ser el motivo por el que tanta gente tiene miedo de los reptiles. "Tenemos una respuesta visceral a las serpientes", afirma, por lo que "la idea de que este animal pueda volar es muy inquietante para la gente".