Ciudad de México.- La tenista rusa Maria Sharapova, quien regresó a las canchas tras 15 meses de suspensión por dopaje logró avanzar hasta las semifinales del torneo WTA de Stuttgart, y parece estar cerca de su mejor nivel, por lo que no le toma importancia a las críticas de otras jugadoras. Y es que el jueves pasado la canadiense Eugenie Bouchard, número 59 del mundo, catalogó a Sharapova como una tramposa y que la deberían sancionar de por vida. Al respecto, la tenista rusa respondió: "no tengo nada que decir, estoy por encima de eso". En cuanto a la sanción por dopaje, Sharapova se limitó a contestar: "He dado muchas entrevistas sobre el caso y ahora comienzo un nuevo capítulo y quiero mirar hacia delante", señaló. Medio Tiempo