La directora del Registro Civil de Guerrero, María Inés Huerta Pegueros, aseguró que el 10 de julio sí habrá boda masiva de parejas gay en la playa Hornos, como se tiene programado. Esto pese al oficio del alcalde de Acapulco, en el que pide a oficiales de Registro Civil municipales que se abstengan de realizarlas "porque no se ha reformado el Código Civil en el estado".

Señaló que el Registro Nacional de Población e Identificación ya dio el visto bueno a los formatos que se usarán, y que el Registro Civil de Costa Azul hará la declaratoria de legítimo matrimonio.

Huerta Pegueros sostuvo que, aun sin la presencia y autorización municipal, el Registro estatal realizará las bodas.

"Todo sigue viento en popa. Si esa es la postura del alcalde, esta por encima de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y el Registro Civil de Guerrero tiene autonomía para realizar las bodas y esta dando cumplimiento a la ley suprema", señaló.