México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que si la gente de la península de Yucatán no quiere el Tren Maya, no lo construirá.

Por ello, dijo, le solicitó a Adelfo Regino, titular del Instituto Nacional para los Pueblos Indígenas, que antes de diciembre, cuando está previsto que se lance la licitación del proyecto, se consulte pueblo por pueblo por donde pasará el tren.

Durante un encuentro con el pueblo maya peninsular y población indígena migrante en la cancha de basquetbol del parque Domos, López Obrador advirtió que no le gustaría que por mezquindades de “la oposición chueca y latosa” quede inconcluso el Tren Maya, que traerá desarrollo económico y empleos.

“No quisiera, se los digo con toda franqueza, que por mezquindades empiecen a llover los amparos y se detenga la obra (...) Si es así, mejor no la inicio, porque yo no voy a dejar una obra inconclusa”.

Acompañado por el gobernador Carlos Joaquín González y representes de pueblos mayas, López Obrador reconoció que tiene que actuar de manera precavida, porque “los conservadores son cosita” y no quiere que se frene la obra y se tire el dinero del pueblo.

“Le pido a Adelfo Regino que las consultas sean pueblo por pueblo. Si la gente dice que vamos, vamos; si la gente dice no, no vamos, pero que sea [ella] la que decida”.

Y para “medirle el agua a los camotes”, el Presidente realizó con los asistentes a su acto una consulta a mano alzada sobre el proyecto.

“Como mujeres y hombres libres, no como borregos, que levanten la mano los que piensen que no conviene el proyecto del Tren Maya. [Nadie alza la mano]. Bueno, que levanten la mano los que consideren que sí debe hacerse”, y obtuvo una aprobación mayoritaria.