México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que el problema de la inseguridad no se resolverá de la noche a la mañana y lamentó que en los casos recientes de violencia, los implicados sean menores de edad.

“Vamos avanzando, nos va a llevar tiempo porque nos dejaron un país en ruinas; esto no se puede resolver de la noche a la mañana las bandas aún están integradas por jóvenes que reclutan, que enganchan.

“Hubo un enfrentamiento en Huauchinango, perdió la vida un marino y a los que se detuvo en su mayoría son jóvenes. El que hirió a tres marinos, calculan los elementos de la marina que tenía 16 años, preguntaban que por qué no lo detuvieron, pues porque cuando se le acercan saca la pistola y les pega tiros de todos. Dice el oficial, está en el parte ‘es que era como mi hijo, es casi un niño”, dijo en conferencia de prensa.

López Obrador insistió en que a clave para lograr la pacificación del país está en atender las causas y, sobre todo, el abandono a los jóvenes que se vieron orillados a caer en el crimen organizado.

El Presidente dijo que la prevención es lo más importante en la nueva política de seguridad y que la Guardia Nacional, aunque es fundamental para acabar con la violencia, es solo un complemento.

“No hay guerra, no queremos la guerra. Esa estrategia fue un fracaso, ¡no funcionó! Fue la que desató la violencia y convirtió nuestro país en una fosa clandestina, en un cementerio; por eso en este gobierno no hay guerra.

“Nosotros tenemos una estrategia distinta, la Guardia Nacional es un complemento, lo fundamental es que haya empleo, bienestar, que se atienda a los jóvenes. La Guardia Nacional se creó para que haya presencia en todo el territorio y unirnos como lo estamos haciendo, pero es completamente diferente”.

La estrategia de seguridad, detalló, es 70 por ciento el bienestar y la justicia, 20 por ciento la Guardia Nacional y 10 por ciento perseverancia para atender el problema, sin delegarlo, diariamente.