Guerrero.- La violencia, tema central reconocido por las propias autoridades de Guerrero, continúa azotando gravemente el estado, y este jueves ha dejado un saldo de siete muertos en tres municipios, todos reconocidos por los altos índices de violencia.

El primer hecho tuvo lugar en el poblado de Topiltepec, municipio de Zitlala, donde dos personas fueron encontradas privadas de la vida y con huellas de tortura.

Los cuerpos se encontraron en uno de los cerros de la localidad y el hecho fue atendido por la policía municipal y el Ejército Mexicano, que llegaron luego de dos horas del primer reporte.

De acuerdo con fuentes de seguridad municipal, los occisos presentaban heridas de proyectil de arma de fuego y estaban atados de las extremidades.

Otro hecho ocurrió en la cabecera municipal de Coyuca de Benítez, ahí, dos hombres fueron asesinados y abandonados.

Fuentes de la policía estatal, confirmaron que los muertos fueron tirados en un predio baldío, en el punto conocido como La Antena y fueron trasladados al Semefo de Acapulco en calidad de desconocidos.

A mediodía, un presunto comerciante fue acribillado en la colonia Infonavit, en el municipio de José Azueta (Zihuatanejo).

El crimen ocurrió en la colonia Las Fuentes y el cuerpo quedó tirado en plena vialidad donde decenas de personas transitaban.

Finalmente, minutos antes de las dos de la tarde se reportó y confirmó la muerte de dos personas en la entrada de la comunidad de Xochipapa, municipio de Eduardo Neri.

Debido a la complicada situación de seguridad que se vive en esa zona, principal entrada a la sierra por la zona Centro, las corporaciones de seguridad tardaron más de una hora en atender el reporte.

Sobre la carretera a Chilpancingo-Iguala, a la altura del poblado de Xochipala, dos cuerpos fueron hallado sin signos vitales y con impactos de arma de fuego.

Los cuerpos fueron identificados por familiares, pero no proporcionaron mayor información sobre los occisos.