Acapulco, Guerrero.- Autoridades policíacas reportaron este jueves siete asesinatos en Guerrero; incluyendo a tres jóvenes en el municipio de La Unión, en la región de Costa Grande, y cuatro homicidios en distintos hechos en el puerto de Acapulco, entre ellos una mujer y hombre al que decapitaron.

Por la mañana, agentes federales fueron informados de que en las cercanías de la comunidad de Agua Zarca, municipio de La Unión, se habían ubicado tres cadáveres en una brecha.

Los policías se trasladaron al lugar y se encontraron con los cuerpos sin vida, y con señales de tortura, de tres hombres de entre 20 y 25 años de edad, vendados y maniatados.

Peritos ministeriales determinaron que las víctimas habían sido ejecutadas de varios disparos, y ordenaron el traslado de los cuerpos a la morgue; la zona es cercana a la carretera que conduce al puerto de Lázaro Cárdenas.

Luego en Acapulco, se reportó por la mañana que una mujer de cuarenta años había sido asesinada en el poblado de El Cayaco; agentes policiacos arribaron al lugar, cerca de un corralón de grúas, donde encontraron el cuerpo de la víctima.

Personal del Ministerio Público indicó que la mujer no presentaba impactos de bala, y había muerto a pedradas.

Más tarde, sobre el Circuito Interior de la colonia Renacimiento, cerca de la secundaria número 9, fue atacado a balazos un taxista cuyo cuerpo quedó dentro del vehículo. Agentes federales, ministeriales y estatales llegaron al lugar, pero no lograron detener a los atacantes; la víctima fue trasladada al Servicio Médico Forense (Semefo), sin haber sido identificada.

Posteriormente, se informó sobre un cadáver en avanzado estado de descomposición y calcinado que fue trasladado al Semefo en calidad de desconocido; según se reportó, agentes ministeriales lo hallaron en el poblado de El Salto, zona rural de Acapulco, con huellas de que había sido devorado por animales.

Finalmente, a las siete de la tarde, agentes estatales recibieron el aviso de que el cuerpo decapitado de un joven, de unos veinte años de edad, había sido abandonado en el interior de un taxi amarillo Nissan Sentra.

Junto al cadáver, que fue llevado a la morgue, hallaron una cartulina con un presunto mensaje de un grupo delictivo.