México.-El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada de Nicaragua (Cosep), José Adán Aguerri, declaró que este sábado sufrió de violencia cuando viajaba a la ciudad de León, en compañía del comentarista político Jaime Arellano, cuando la policía los detuvo para inspeccionar su auto.

Sin embargo, la multitud comenzó a reunirse alrededor del vehículo y empezaron a lanzar piedras y golpear el coche con palas y bates, sin que la policía hiciera nada, la cual se fue unos instantes después, manifestó el propio empresario.

"Pasaron de los insultos, a la agresión, mientras nos agredían, decían que querían paz", reprochó el líder gremial, quien criticó al Gobierno por mantener un "doble discurso" y "vender intolerancia y odio" a sus simpatizantes, "contrario a lo que predica". También indicó que los simpatizantes eran de Ortega, pues les reclamaron el intento de golpe de estado que fue fallido.

Aguerri declaró que ya se ha puesto en contacto con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), aunque hasta el momento ni la policía ni el gobierno han emitido alguna declaración.