Acapulco, Guerrero.- Racionar el alimento o dejar de consumir algunos productos es parte de la vida diaria de las familias en el puerto de Acapulco, porque la mayoría no tienen recursos para acceder a la canasta básica.

La organización México Cómo Vamos informó que en el 44 por ciento de la población en México vive en pobreza laboral, lo que significa que no tienen acceso a recursos que les permitan comprar productos de la canasta básica.

En Guerrero, 63.1 por ciento de la población no tiene recursos suficientes para poder alimentar a todos los miembros de su familia, y deben de buscar otros ingresos, como acceder a programas sociales.

Obdulia Jacinto, madre de familia, dijo que con 300 pesos a penas si le alcanza para llevar a su casa frutas y un poco de carne.

“La verdad es que el dinero ya no alcanza para nada, traes unos 300 pesos y a luchas te llevas un medio kilo de carne, algunas verduras y fruta y ya se te fue el dinero, es desesperante”, lamentó.

Aseguró que para comprar “una buena despensa” que alcance para cuatro integrantes de una familia, se deberá gastar entre 900 a mil pesos.

Graciela Méndez, explicó que ella compra su despensa cada 15 días, y muchas de las ocasiones deben buscar los productos más baratos.

“La verdad yo me gasto como entre 500 a 400 pesos a la quincena en carne, verdura, huevo, leche y otras cosas, pero todo lo raciono y es poco lo que compro de cada cosa, mi quincena la tengo que estirar, lo que menos quiero es pedir prestado”, dijo.

Isabela Caballero aseguró que el gobierno debe tomar acciones porque cada día los bajos salarios están más bajos, y los productos de la canasta básica se incrementan.

“Estamos estancados, le suben a todo, a la leche, a las tortillas, a los huevos, hasta la gasolina ¿Y mi salario? No a ese no le suben, nos pega mucho eso”, sostuvo.

Alejandro Salgado, padre de familia, aceptó que debe racionar toda su despensa para que pueda llegar a la quincena.

“Tratamos de racionar la comida  con mis dos hijos, a veces es difícil, pero no queda de otra y nos tiene que durar los quince días, porque si no tengo que pedir prestado y ya afecto la otra quincena”, precisó.