México.– Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, expuso que Dos Bocas se construirá en tres años y va a costar 150 mil millones de pesos, “¡me canso ganso!”, enfatizó. Esta obra, dijo, va a generar mucho trabajo para la gente: nada más en la primera etapa de construcción se van a necesitar 20 mil trabajadores y especialistas.

Y aquí también no habrá intermediarios, ni influyentismo, ni moches, ni nada de recomendados, planteó. “Y le pido a los dirigentes sindicales que se porten bien. Ya se acabó la corrupción”, solicitó.
El Gobierno, comentó, estaba ensimismado en pagar los costos de la burocracia dorada, de funcionarios que se hacían de la vista gorda para permitir la corrupción: “los maiceaban muy bien”. Pero ahora, planteó, hay que ajustar la administración a nuestra realidad y necesidades.

México perdió autonomía, porque depende “mucho, demasiado” de la compra de combustibles en el extranjero, destacó. Como México tiene buenas relaciones con otros países, no hay amenazas de bloqueo y nos venden las gasolinas con gusto.

El Jefe del Ejecutivo federal citó la crisis del huachicol como un ejemplo de presión de quienes querían que se mantuviera la ilegalidad pues se robaban 80 mil barriles diarios de gasolinas, equivalentes a 65 mil millones de pesos. Y eso que nos robaban, destacó, lo vamos a poner en la construcción de esta refinería.

Pero, dijo, lo que quiero destacar es que compramos 95 por ciento de la gasolinas con Estados Unidos “y aunque tenemos buenas relaciones no queremos exponernos. No hay que actuar con cuando se trata de la soberanía nacional de manera precavida. Por eso es que hay que ser autosuficiente”.

No se justifica, añadió, que en 40 años no se construyera una refinería en el país, y por eso se decidió la construcción de una nueva y modernizar las seis que ya tiene México. Y una vez que estas plantas estén en marcha bajarán los precios de los combustibles.

¿Por qué en Dos Bocas? Se construye en Tabasco porque es el mejor sitio, dijo el Presidente. “Aquí llega todo el petróleo que se produce en Campeche y Tabasco, y aquí se exporta o va a los ductos para abastecer las seis refinerías del país. Imagínense cuánto nos ahorramos si tenemos aquí el petróleo, la materia prima”.