México.- El sismo de 7.5 grados Richter del 23 de junio no solo dejó un saldo de 10 muertos, también provocó un desplazamiento del terreno de 45 centímetros en Oaxaca, según datos de la NASA.

La agencia espacial estadounidense explicó que al comparar dos mapas con datos satelitales, unos antes del 31 de marzo, y los segundos tras el sismo, se observa un desplazamiento del suelo.

En la imagen un ciclo de color completo representa un desplazamiento relativo entre dos puntos en el suelo.

“Cada ciclo define aproximadamente 15 cm de desplazamientos en la dirección de línea de visión del satélite (LHOS)”, explicó.

La NASA activó el Programa de Desastres de Ciencias Aplicadas de la Tierra con el objetivo de producir datos e imágenes satelitales para comprender mejor el evento y sus impactos.

La investigación de este fenómeno tiene como objetivo desarrollar mejores mecanismos para la predicción de tsunamis.

El terremoto desencadenó una alerta de tsunami, sin embargo solo se manifestó de forma gradual con olas de 0.68 metros observadas en Acapulco y de 0.71 metros en Salina Cruz.

El movimiento también fue perceptible en Ciudad de México, Puebla, Guerrero, Veracruz y Chiapas.

En total hubo 23 personas lesionadas, 21 en Oaxaca y dos más en la capital del país.

De todas la entidades, Oaxaca es la que reportó mayor afectación, pues con más de dos mil inmuebles dañados.

Con información de Animal Político.